Frases históricas de Friedrich Engels

Engels

El 28 de noviembre de 1820 nació Friedrich Engels, uno de los más importantes filósofos alemanes de la historia. Fue el fundador del “socialismo científico”, una nueva corriente del movimiento social cimentada por el materialismo histórico que buscaba desbancar el idealismo del primer socialismo.

 

Su estrecha relación con el filósofo Karl Marx dió a luz la publicación conjunta "Manifiesto del partido comunista", e influyó sobremanera en sus propias obras. Este panfleto sentó las bases del comunismo moderno y su difusión en 1848 reimpulsó el movimiento obrero tras el fracaso de las revoluciones antiabsolutistas del mismo año. Engels fue además secretario de la Primera Internacional y participó en la fundación de la segunda.


Apoyó económicamente a Marx para investigar y escribir Das Kapital.

Después de la muerte de Karl Marx, Engels editó el segundo y tercer volumen.

Engels organizó las notas de Marx sobre las Teorías de la plusvalía, que más tarde publicó como el "cuarto volumen" de Capital.6. Engels nació en Barmen, Prusia, que ahora es parte de Alemania, el 28 de noviembre de 1820.

Era el hijo mayor de Friedrich Sr. y Elisabeth Franziska Mauritia von Haar, que tuvieron ocho hijos en total.

 

Aunque los padres de Engels eran protestantes pietísticos y él también fue educado según sus principios, finalmente Engels creció como ateo. Su madre estaba muy decepcionada con su estilo de vida y temía por él.

A la edad de 17 años, Engels abandonó la escuela secundaria debido a problemas familiares.

Sus padres esperaban que él se uniera a su negocio familiar, lo que hizo unos años más tarde.

En 1838, su padre lo envió a trabajar como empleado de oficina no asalariado en una casa comercial en Bremen.

Mientras estaba en Bremen, Engels comenzó a leer más trabajos prohibidos de muchos autores, como Ludwig Borne, Karl Gutzkow, Heinrich Heine y George Wilhelm Friedrich Hegel.

Después de abrazar a la sociedad hegeliana, Engels se unió a la sociedad de "Jóvenes hegelianos" junto con Bruno Bauer y Max Stiner.

La sociedad convirtió a Engels en ateo, lo que no fue difícil, ya que Engels era escéptico de su propia religión.

Engels comenzó a leer la filosofía de Hegel y se inspiró en gran medida en la filosofía alemana. En septiembre de 1838, escribió un poema "El beduino", que fue su primer trabajo publicado en Bremisches Conversationsblatt No. 40.

Cuando estaba en Bremen, Engels comenzó a escribir artículos de periódicos en los que hablaba sobre los daños sociales de la industrialización.

En Bremen, adoptó un seudónimo, Friedrich Oswald, debido a sus escritos de confrontación que podrían haber causado problemas a su familia pietística.

En 1841, mientras servía en el ejército prusiano, Engels asistió a conferencias universitarias en la Universidad de Berlín y se reunió con un grupo de jóvenes hegelianos.

En 1842, los padres de Engels lo enviaron a Inglaterra para trabajar en un molino que hacía hilos de coser. Sus padres creían que este viaje cambiaría el pensamiento liberal de su hijo. Sin embargo, en su camino a Inglaterra, se reunió por primera vez con Karl Marx en la oficina de Rheinische Zeitung, un periódico alemán.

 

 

 

Sus frases más célebres:

 

"Cuando sea posible hablar de libertad, el Estado como tal dejará de existir".

 

"El cristianismo, especialmente el protestantismo, es la religión adecuada a una sociedad en la que predomina la producción de mercancías".

 

"El estado moderno no es sino un comité que administra los problemas comunes de la clase burguesa".

 

"La religión no es más que un reflejo fantástico, en las cabezas de los hombres, de los poderes externos que dominan su existencia cotidiana. Un reflejo en el cual las fuerzas terrenas cobran forma de supraterrenas".

 

"Lo que no se sabe expresar es que no se sabe".

 

"Tiemblen, si quieren, las clases gobernantes, ante la perspectiva de una revolución comunista. Los proletarios, con ella, no tienen nada que perder, como no sea sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo entero que ganar".

 

"Un pueblo que oprime a otro pueblo no puede ser libre".

 

CONTINÚA LEYENDO