Potosí: la mayor mina de plata de la historia de España

El Cerro Rico se convirtió en un enclave central en la política castellana. Influyó en la economía mundial y en la sociedad colonial, que sufrió las duras condiciones de trabajo de una mina a más de 4000 metros de altitud.

 

Se dice que con todo el metal extraído de la mina de Potosí, se podría construir un puente de plata desde los Andes a España. Sin embargo, también se cuenta que los mares del mundo podrían teñirse de rojo con la sangre derramada por los indígenas que murieron en las duras condiciones de trabajo del Cerro Rico. Desde luego, la plata de América supone un elemento clave a la par que controvertido para entender la historia de España y del mundo durante los siglos modernos.

La plata de América, clave para España

La posibilidad de enriquecerse gracias a los metales fue uno de los principales imanes que atrajo a muchos europeos al Nuevo Mundo. La fiebre de oro y plata desatada se vio estimulada, además, con una realidad que superó las expectativas. Nadie pudo encontrar El Dorado, pero la realidad es que el Nuevo Mundo supuso para Europa el hallazgo de riquezas mineras a un nivel desconocido en el viejo continente.

Tan importante fue la búsqueda y explotación de los recursos mineros que se convirtieron en el elemento principal sobre el que se articuló gran parte de la legislación impuesta por los conquistadores, así como el sistema económico y social colonial se vieron muy influenciados por la plata americana. Una coyuntura que tuvo un impacto palpable en el capitalismo emergente y propició la primera economía plenamente mundial.

Los metales preciosos eran el ser de las Indias Españolas. Ya lo tenían claro en el propio siglo XVI. El virrey peruano Francisco de Toledo mostró a Potosí y Huancavelica, el complejo minero más importante de su virreinato, como:

“Los ejes donde andan las ruedas de todo lo de este Reine y la Hacienda que Vuestra Majestad en él tiene”.

La plata de Potosí y el azogue de Huancavelica

Desde la década de 1530 se dieron constantes hallazgos de vetas de plata. De entre todas las minas, destacaron como los filones más importantes el cerro de Potosí, en el Alto Perú, descubierto en 1545 y Zacatecas en Nueva España, hallado al año siguiente. Aun siendo las más destacadas, cabe decir que la producción del Cerro Rico de Potosí fue cuatro veces mayor que la de Zacatecas.

Hubo un complemento indispensable para la enorme producción argentífera de Potosí. Desde mediados del siglo XVI se fue experimentando con una nueva técnica para extraer la plata. El procedimiento consistía en una amalgamación para la que se necesitaba azogue, es decir, mercurio. Enviar el mercurio desde Castilla era costoso y no siempre llegaba a su destino. Sin embargo, en 1564 se inició la explotación de Huancavelica, una mina de mercurio situada a 1 500 kilómetros de Potosí. Fue a partir de la década de 1570 cuando las cantidades de plata llegada a España desde las Indias alcanzaron cifras descomunales gracias al opulento tándem que formaban el complejo minero Potosí-Huancavelica.

La mita andina

Precisamente en esta misma década de explosión argentífera se (re)organizó una institución laboral propia de las culturas de los Andes antes de la llegada de los castellanos: la mita. Se trataba de una prestación laboral forzada, temporal y periódica, en trabajos afines a los intereses estatales como obras públicas, agricultura y minería.

Los incas ya se encargaron de controlar a los mitanos para su propio beneficio. Tras la conquista, los curacas y caciques andinos movilizaban a indígenas cuyo trabajo ahora redundaba en beneficio para las manos castellanas. Era un trabajo remunerado y se pagaban incluso los gastos de desplazamientos del mitayo y de su familia.

Uno 4 500 mitayos trabajaban durante una semana en las duras condiciones mineras de Potosí, a más de 4000 metros de altura. Luego tenían dos semanas de descanso, pero la producción no se detenía en ningún momento. Así que en Potosí se reunían alrededor de 13 500 indígenas que trabajaban en tres turnos semanales.

mina de Potosí
Mina de Potosí

La boca del infierno

En la teoría parecen encajar a la perfección todas las piezas, pero la realidad derivó en un sistema que explotó a los mineros tanto o más que a la propia mina. Los vapores del mercurio en Huancavelica y las extremas condiciones climáticas de Potosí acabaron con la vida de muchos indígenas, quienes veían estos lugares como auténticos mataderos públicos.

En contraposición a este drama, hay estudios que suavizan el panorama. Sin negar las duras condiciones de los mitayos mineros, advierten que muchos optaron no solo por trabajar también las semanas de descanso que le correspondían, sino que se quedaban como jornaleros libres en Potosí una vez terminaban su período de servicio obligado, viendo las opciones de hacer dinero en este trabajo.

Un tema de moda

El debate historiográfico sigue abierto acerca de la situación que vivieron los habitantes cercanos al Cerro Rico de Potosí durante los siglos de explotación minera. La plata de América es un tema en auge entre los investigadores del pasado, puesto que muchas voces apuestan por contar la otra cara de la historia, la de aquellos pueblos colonizados, procurando reinterpretar las fuentes removiendo todo atisbo de perspectiva eurocentrista.

A esta corriente se une el gran tema de la actualidad historiográfica: la globalización. Muchos ensayos y estudios se escriben en clave global teniendo en cuenta múltiples factores que afectan a una economía interconectada cuyos inicios se dieron con la plata extraída en América. Aunque el monopolio de explotación, transporte y uso de los metales indianos lo tenía Castilla con Sevilla como único puerto al que (supuestamente) llegaba toda la plata, la realidad es que los cauces de salida del metal desembocaban en multitud de puntos del resto de Europa y de Asia. De hecho, no son pocos los historiadores que defienden un cambio de paradigma en el esquema hasta ahora reinante para explicar los siglos de la Edad Moderna. Mientras que tradicionalmente se ha tenido al Atlántico como el centro del mundo con las potencias ibéricas al mando de las flotas encargadas de transportar en sus bodegas el producto de la economía mundial, nuevas interpretaciones sitúan el Pacífico como el auténtico centro del mundo moderno, con un flujo argentífero constante hacia China en lo que se convirtió en el último tramo mercantil que quedaba para redondear por completo de rutas comerciales una economía en su nueva y máxima dimensión: la global.

Referencias:

Lucena Giraldo, M. 2019. la plata de américa: la riqueza que sustentó a la monarquía española. historia.nationalgeographic.com.es.

Serrera, R. M. 2013. La América de los Habsburgo (1517-1700). Universidad de Sevilla.

 

Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo