Vídeo de la semana

Segunda Guerra Mundial

¿Por qué Holanda le envía cada año 10.000 tulipanes a Canadá?

Todo comenzó en 1943, en plena II Guerra Mundial, cuando nació la princesa Margarita de Holanda

El 10 de mayo de 1940, Alemania invadió los Países Bajos, capturó muchas de sus ciudades y mató a miles de personas, civiles y soldados. Temiendo por su seguridad, la familia real holandesa escapó a Londres, Inglaterra. Pero muy pronto se dieron cuenta que los planes de Hitler incluían toda Europa y la reina Guillermina decidió enviar a la princesa Juliana, su única hija y heredera, a Canadá para preservar la línea real. A principios de junio, la princesa de 31 años y sus hijos abordaron en secreto un barco con destino al puerto canadiense de Halifax. Previamente habían pedido refugio a Estados Unidos, pero se les negó porque demasiados políticos estadounidenses favorecían a los nazis y pensaban que estaban "haciendo lo correcto”.

El 24 de junio de 1940 la princesa Juliana llegó a Ottawa con sus hijas, Beatrix de dos años e Irene de nueve meses. Fueron recibidas como invitadas por Alejandro de Cambridge, el conde de Athlone, que ese mismo año había sido nombrado Gobernador General de Canadá (básicamente, el representante de la corona británica en el país). La familia real holandesa vivió durante 4 años en el país, de hecho matricularon a sus hijas en la escuela pública, hacían sus propias compras e iban al cine local. La “normalidad” fue tal que en 1942 llegó la noticia del embarazo de la princesa Juliana. Solo había un problema: si Juliana tenía un hijo varón podría ser el heredero de la corona, por encima de sus hermanas. Pero solo podría, porque al nacer en Canadá se lo consideraría de esa nacionalidad y no tendría derecho al trono.

Cuando un hospital fue un país

La solución fue sencilla: el día del nacimiento el gobierno canadiense declaró temporalmente extraterritorial una sala de maternidad del Hospital Cívico de Ottawa, donde se llevaría a cabo el parto. De este modo el o la recién nacida tendría la nacionalidad de la madre ya que no estaría relacionada a ninguna jurisdicción territorial. Finalmente, el 19 de enero de 1943 nació la princesa Margarita y se le puso ese nombre porque en neerlandés Magrieten es una especie particular de margaritas que florecía en los Países Bajos cuando fue invadida por Alemania.

Hasta mayo de 1945 la familia real de los Países Bajos vivió en Ottawa y, al regresar, Juliana donó 100.000 bulbos de tulipán a la ciudad que las había cobijado durante tantos años. Su única petición fue que se permitiera que algunas de las flores ocuparan un lugar en los terrenos del Hospital Cívico, donde nació su hija. Tres años más tarde, Juliana fue nombrada reina de los Países Bajos, cargo en el que se desempeñó hasta 1980.

Desde aquel primer envío de tulipanes, cada año, Canadá recibe 10.000 bulbos de parte de la familia real neerlandesa como agradecimiento. Este florido presente se ha convertido en el Festival de Tulipanes de Ottawa, que se lleva a cabo cada año, en mayo y en el que se exhiben cerca de un millones de tulipanes.

Continúa leyendo