¿Por qué Hitler no tomó Múrmansk?

Hitler creía que tener el control de la ciudad portuaria de Múrmansk era crucial. Pero aunque sabía que los convoyes desembarcaban uno tras otro suministros para los asediados soviéticos, nunca ordenó un ataque decisivo contra la ciudad. En su lugar, confió en la ayuda finlandesa.

Entrevista a Michael G. Walling (1956-).

G. Walling ha escrito varios libros sobre la Segunda Guerra Mundial, entre ellos Bloodstained Sea y Forgotten Sacrifice sobre los convoyes del Ártico y los combates en el norte de la Unión Soviética. Walling ha pasado tiempo en Rusia y ha entrevistado a varios veteranos de guerra.

En primer lugar, ¿puede hablarnos de la importancia del puerto de Múrmansk y de por qué fue tan trascendental para ambos bandos en la guerra?

El puerto de la ciudad ártica de Múrmansk es bastante especial. A diferencia de todos los demás puertos árticos rusos, está libre de hielo todo el año debido a una corriente marina cálida. Arcángel se congela todos los inviernos, Leningrado fue rodeada bastante pronto en la guerra, y también es poco probable que los aliados pudieran enviar mercancías a la ciudad a través del mar Báltico aunque el puerto de Leningrado estuviera abierto. Al sur, Crimea y los principales puertos ucranianos habían caído, por lo que Múrmansk quedó como el único puerto que estaba constantemente libre de hielo en todo el Frente Occidental, Meridional y Septentrional. Si los alemanes lo hubieran tomado, los soviéticos habrían tenido muy pocas probabilidades de reconquistarlo en los primeros años de la guerra.

Puerto de Murmansk
Wikipedia

¿Qué habría significado que Múrmansk cayera en manos alemanas para la guerra en el Frente Oriental?

Si los alemanes se hubieran asegurado Múrmansk, se habría cerrado toda la línea de suministro del norte y reducido la capacidad de los soviéticos para operar en el Frente Oriental [su Frente Occidental] . El Ejército Rojo habría tenido menos material al comienzo de la guerra y no habría podido mantener ocupadas en el norte a las fuerzas alemanas. Sin Múrmansk, los convoyes lo habrían tenido muy difícil. Habrían tenido que o bien atravesar el canal de Panamá y llegar al este de la Unión Soviética o bien rodear el cabo de Buena Esperanza, en Sudáfrica. El canal de Suez no era seguro en ese momento debido a los combates en África.

Los convoyes habrían tenido que hacer un viaje muy largo, que habría sido costoso, inseguro y habría retrasado considerablemente las entregas. En mi opinión, la caída de Múrmansk habría afectado considerablemente a la situación del Frente Oriental, pero solo al principio de la guerra.

Sabemos que Hitler consideraba crucial tomar el control del puerto de Múrmansk y que quería detener los convoyes del Ártico por cualquier medio. Pero, después de la ofensiva de 1941, los alemanes suspendieron todos los intentos de conquistarlo. ¿Por qué no hicieron más por tomar Múrmansk?

Los alemanes sabían que era importante tomar Múrmansk, pero dejaron el grueso de la tarea a los finlandeses, porque tenían un punto de partida mucho mejor para atacar la zona. Los alemanes tenían que transportar hombres y material a una distancia considerable y, sencillamente, no disponían de la logística ni de los recursos humanos necesarios para mover suficientes tropas a través de Finlandia o Noruega. Además, no estaban entrenados en operaciones anfibias agresivas y, por tanto, no se plantearon atacar Múrmansk desde el mar. El problema fue que los finlandeses nunca estuvieron a la altura de las expectativas de Alemania. En su lugar, el ejército finlandés se limitó a intentar mantener a los soviéticos a raya, pero sin demasiadas provocaciones, ya que temían que los soviéticos tomaran represalias e invadieran de nuevo territorio finlandés, lo que efectivamente hicieron más adelante en la guerra. En resumen, los alemanes esperaron durante años a que los finlandeses les hicieran el trabajo sucio.

¿No habría sido más fácil para los alemanes tomar parte del ferrocarril que iba de Múrmansk hacia el sur? ¿Por qué no intentaron eso, ya que no podían tomar Múrmansk?

Querían un avance en Leningrado, que habría abierto la ruta a la línea ferroviaria entre Múrmansk y Moscú. Pero por varias razones, no tuvieron éxito. Para cuando los alemanes llegaron a Leningrado, Stalin tenía las cosas un poco más controladas y Zhúkov se había hecho con el control de parte del ejército soviético. En mi opinión, Zhúkov fue probablemente el mejor mariscal de campo de la Segunda Guerra Mundial y su habilidad obligó a los alemanes a concentrar todas sus fuerzas en la batalla de Moscú y, finalmente, de Stalingrado. Las batallas por estas dos ciudades desgastaron mucho a los alemanes y no tenían recursos para un avance contra el ferrocarril de Múrmansk.

Y en el otro lado, ¿por qué el Ejército Rojo no hizo más por eliminar la amenaza alemana, que estaba relativamente cerca de Múrmansk?

No tenía suficiente fuerza. Además, el Ejército Rojo no creía que los alemanes fueran a poner todo su empeño en tomar el puerto. Así que el mando soviético se contentó con mantener el status quo en el Frente y desplegar soldados en lugares más críticos, como Stalingrado y la defensa de Moscú. No hay duda de que Múrmansk era un puerto importante desde el punto de vista logístico y de que, si los alemanes hubieran atacado con decisión, los soviéticos habrían desplazado más fuerzas para defenderlo. Se trataba de mantener a raya a los alemanes en el Frente de Múrmansk mientras la marea de la guerra giraba hacia el sur.

A lo largo de la guerra, los soldados soviéticos llevaron a cabo pequeños ataques muy específicos en Finlandia, destinados principalmente a incomodar y no a hacer avanzar la línea del frente. Creo que lo hicieron para disuadir a los finlandeses de seguir interfiriendo.

¿Habría tenido la toma del puerto algún efecto sobre los alemanes? ¿Podrían haber utilizado el puerto ellos mismos para la Operación Barbarroja o el plan era simplemente impedir que los soviéticos recibieran ayuda de los aliados?

La toma de Múrmansk no habría tenido ninguna importancia estratégica para un ataque alemán más allá de la Unión Soviética, solo habría sido un inconveniente para los soviéticos. De hecho, los alemanes habrían desperdiciado enormes recursos transportando suministros al Frente soviético a través del puerto de Múrmansk. La industria alemana estaba en Alemania. Las infraestructuras eran más fuertes en Alemania y, a través de Polonia, llegaban a la Unión Soviética. Todo se movía hacia el frente a través de Alemania, Polonia y Checoslovaquia, los países que los alemanes habían ocupado al principio de la guerra. Todos los suministros fluían por esta vía, que era mucho más segura y corta que una ruta por Múrmansk. Por lo tanto, el objetivo del ataque era simplemente matar de hambre a los soviéticos. Si los alemanes hubieran tomado la línea de ferrocarril de Múrmansk, podrían haber cortado los suministros a grandes partes de la Unión Soviética.

Finlandia apoyó la invasión alemana para recuperar parte del territorio que había perdido durante la Guerra de Invierno, pero por lo demás los finlandeses se mostraron relativamente reacios. ¿Qué diferencia habría habido si las tropas finlandesas hubieran apoyado la ofensiva alemana contra Múrmansk de forma más agresiva?

En mi opinión, Múrmansk, Arcángel y, sobre todo, la ciudad de Leningrado habrían caído si los finlandeses hubieran sido más agresivos. Dicho esto, no creo que la Unión Soviética hubiera perdido la guerra en ningún caso. Ni siquiera sin el acuerdo Lend-Lease [un programa que garantizaba a los países aliados el apoyo material de Estados Unidos]. Los soviéticos trasladaron cientos de fábricas al este de los Urales en 1941 y, tras convertirlas en pura producción de guerra, su capacidad industrial era muy superior a la de los alemanes en 1943.

Así que, aunque los aliados no hubieran conseguido penetrar en Europa −si la invasión de Normandía hubiera fracasado−, los soviéticos habrían ganado al final. Nadie podía detener a los soviéticos. Stalin tenía mucha gente a su disposición, muchas materias primas y enormes territorios.

Los soviéticos habrían ganado la guerra finalmente, aunque hubieran tardado más. Y entonces habrían tomado Alemania, el Báltico, Escandinavia, etc. No habría habido nadie que los detuviera.

¿Puede hablarnos de la diferencia entre los convoyes del Ártico y los del Atlántico?

Los convoyes del Ártico estaban en permanente peligro. A diferencia de los convoyes del Atlántico, en los que los capitanes y la flota tenían mucho espacio para maniobrar y encontrar nuevas rutas de transporte y puertos, los convoyes del Ártico tenían muy poco espacio en las rutas marítimas.

Los barcos tenían que navegar en un corredor bastante estrecho entre el hielo compacto, en el norte, y Noruega y Finlandia en el sur para llegar a su destino. El corredor cambiaba de tamaño según la estación del año y la extensión del hielo. En verano, el sol brillaba las 24 horas del día y la banquisa llegaba hasta más allá de 500 kilómetros de la ruta de los barcos. Eso puede parecer un corredor amplio, pero para un barco que intenta evadir a los submarinos o a los aviones nazis, no es mucho: los aviones alemanes podían llegar al final del corredor en una hora y tenían todas las oportunidades para localizar a los convoyes en verano, cuando el sol brilla sin parar. Los convoyes no tenían dónde esconderse.

Usted ha estado en un rompehielos en el Ártico, ¿cuál fue su experiencia al cruzar el violento y helado mar?

Afortunadamente, nadie intentó matarme mientras navegaba por el mar de Barents. El rompehielos giraba hasta 40 grados de lado a lado para despejar el hielo. No puedes dormir bien, te congelas, no tienes mucha comida caliente y estás constantemente en guardia. En mi viaje, navegamos a través de hielo grueso por todos los lados y tuvimos una tormenta en la que el barco se elevó y luego volvió a caer unos 18 o 20 metros, con la proa por delante, por lo que el agua inundó el barco. Fue como si estuviéramos en un ascensor en el octavo o noveno piso y alguien cortara el cable. ¡Bam! Así de fuerte cayó el barco. Golpeamos la superficie y volvimos a subir. Al mismo tiempo, el barco se inclinaba hacia adelante y hacia atrás entre 10 y 15 grados. Y hacía un frío increíble. Hay una foto en la que tengo un bate de béisbol en la mano porque estoy intentando quitar parte del hielo del barco. El clima en la ruta a Múrmansk puede destruir un barco. Por ejemplo, el barco puede volcar si hay demasiado hielo encima. Y si se acaba en el agua fría, se muere en cuestión de minutos.

Ha entrevistado a veteranos soviéticos, ¿puede hablarnos de sus temores cuando navegaban por Múrmansk y Arcángel durante la Segunda Guerra Mundial?

Seguro que tenían miedo, pero nunca lo dijeron. Para entender por qué, hay que comprender la Gran Guerra Patriótica [como llamaban los soviéticos a la guerra en el Frente Oriental durante la Segunda Guerra Mundial] y la percepción soviética de la guerra. Cuando los alemanes invadieron, los soviéticos se unieron para luchar contra el gran enemigo y la gente estaba dispuesta a morir por la patria sin dudarlo. Conocían su deber. Las tripulaciones de los barcos soviéticos estaban igualmente decididas a luchar contra los alemanes. Estaban dispuestos a pagar el precio, fuera cual fuera. Todos a bordo entendían el riesgo. Para los estadounidenses, la navegación en convoyes era un trabajo que había que hacer, para que los hombres pudieran volver a casa. Ese no era el caso de los soviéticos.

Continúa leyendo