Louise Brown, la primera 'bebé probeta'

El 25 de julio de 1978 nació la primera humana concebida mediante fertilización in vitro (FIV). Después del nacimiento de Brown, la FIV fue aclamada como un 'milagro' médico, aunque también planteó problemas éticos y médicos.

Robert Edwards (izquierda) y Louise Brown, la primera 'bebé probeta'. Chris Radburn — Asociación de Prensa / AP
Robert Edwards (izquierda) y Louise Brown, la primera 'bebé probeta'. Chris Radburn — Asociación de Prensa / AP

El 25 de julio de 1978 nació la primera humana concebida mediante fertilización in vitro (FIV). Se trata de la británica Louise Joy Brown. Después de numerosos intentos de que su madre, Lesley Brown, se quedara embarazada, el investigador médico británico Robert Edwards y el ginecólogo británico Patrick Steptoe intentaron fertilizar sus óvulos en una placa de Petri antes de implantar un embrión de dos días y medio. Una parte del Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 2010 fue para Edwards por su trabajo para desarrollar la técnica de FIV. 

Louise Brown, apodada como 'bebé probeta' por la prensa, fue objeto de una atención constante en los medios de comunicación, no solo durante el embarazo y después de su exitoso nacimiento, sino también muchos años después. 

En 1968, el mismo año en que comenzó la asociación de Edwards con Steptoe, Edwards logró fertilizar un óvulo humano fuera del útero. Cuatro años después, hicieron su primer intento de implantar embriones humanos en mujeres, pero no tuvieron éxito debido a los regímenes hormonales que emplearon, que fomentaron la liberación de múltiples óvulos (para mejorar las posibilidades de fertilización) pero también dieron como resultado la menstruación en el momento de la implantación. 

En última instancia, abandonaron ese enfoque y en su lugar optaron por programar el aislamiento, la fertilización y la implantación de óvulos individuales con la ovulación natural y el ciclo menstrual. 

En 1976, Edwards y Steptoe conocieron a Lesley Brown y a su esposo. La pareja había estado tratando de concebir durante nueve años, pero fracasó debido a una obstrucción de las trompas de Falopio. En esta ocasión, su enfoque del ciclo natural resultó exitoso. En noviembre de 1977, al sincronizar el aislamiento, la fertilización y la implantación de un óvulo con el ciclo de ovulación natural, Edwards y Steptoe ayudaron a Lesley a concebir mediante FIV. Nueve meses después, Brown dio a luz por cesárea en el Hospital General de Oldham. La hermana de Brown, Natalie, fue concebida por FIV cuatro años después. Más tarde, Brown se casó y pudo concebir de forma natural. 

El trabajo de Edwards y Steptoe en el Centro de Reproducción Humana en Oldham, Inglaterra, resultó en el nacimiento de más de 1000 bebés, incluida la hermana menor de Louise Brown. En 1980 Edwards y Steptoe fundaron Bourn Hall Clinic en Cambridge. 

Un ‘milagro’ médico 

Después del nacimiento de Brown, la FIV fue aclamada como un ‘milagro’ médico, aunque también planteó problemas éticos y médicos, particularmente en lo que respecta a la destrucción de embriones no utilizados. A pesar de esto, la técnica se volvió ampliamente recurrente y, durante las siguientes tres décadas, la FIV y otras tecnologías de reproducción asistida (ART) produjeron unos cinco millones de bebés en todo el mundo. 

Edwards y Steptoe relataron su investigación sobre la FIV en el documental A Matter of Life: The Story of a Medical Breakthrough (1980). En 2001, Edwards recibió el Premio de Investigación Médica Básica Albert Lasker, y en 2006 recibió un doctorado honorario del Instituto Karolinska. 

 

Fuente: Eciclopedia Británica / Muy Interesante

Continúa leyendo