Los terremotos más intensos de la historia

El último tuvo lugar el del 11 de marzo de 2011 en Japón, con 9.0 grados. ¿Cuáles son los anteriores?

Terremoto

Los terremotos son movimientos sísmicos cuyo epicentro se origina en el interior de la Tierra. Estos son más frecuentes de lo que se cree: según los datos del Instituto Geográfico Nacional (IGN), nuestro planeta experimenta cada año millones de temblores (la mayoría de muy baja magnitud).

Aunque este dato pueda sorprender, lo cierto es que tiene una explicación lógica. La corteza terrestre está formada por placas tectónicas que se encuentran en continuo movimiento. Sin embargo, dichos desplazamientos son lentos e imperceptibles en el día a día.  Cuando algo obstaculiza este flujo, comienza a acumularse una gran cantidad de energía que acaba liberándose bruscamente cuando se produce un movimiento brusco de las placas. Esta energía que aflora en la superficie terrestre es lo que conocemos como terremoto. Estos son los más comunes, pero, además de los seísmos tectónicos, existe otro tipo de terremoto, los volcánicos.

A la hora de catalogar un terremoto, se deben tener en cuenta dos parámetros fundamentales: magnitud e intensidad.

La magnitud es la medida de la fuerza en relación con la energía liberada. Esta se calcula midiendo la amplitud máxima de las ondas sísmicas. En 1935, el sismólogo estadounidense, Charles Richter, ideó una escala logarítmica de magnitudes que a día de hoy es la más utilizada por los expertos y que se conoce popularmente como ‘Escala Richter’. Esta evalúa los daños ocasionados por los seísmos, y mide la cantidad de energía liberada de un temblor en su foco. El rango de la escala abarca de 1 a 10 grados (aunque esta acotación es abierta, pues puede que se produzca algún día un seísmo que supere el límite). Según esta, los terremotos comienzan a ser especialmente preocupantes a partir de 7.

A pesar de los avances tecnológicos, la predicción de los terremotos sigue siendo muy limitada. Actualmente se emplean métodos no invasivos, con escáneres o ecógrafos, para captar toda la información posible del interior de la Tierra desde algunas zonas del exterior, en la superficie. Sin embargo, los modelos actuales aún impiden un pronóstico con suficiente antelación como para poner en alerta aquellas zonas pobladas donde vaya a producirse un seísmo severo.

A lo largo de la historia de la humanidad, se han producido un sinfín de estos terremotos. Los efectos de los más catastróficos han dejado una profunda huella en el recuerdo de miles de personas. Estos han sido, hasta la fecha, los más intensos.

 

Valdivia (Chile)

El terremoto más intenso registrado hasta la fecha golpeó Chile el 22 de mayo de 1960, con una magnitud de 9.5 grados en la escala Richter. Fue el terremoto más grande del mundo, percibido en todo el cono sur de América. Murieron 1.655 personas, y 3.000 resultaron heridas, y 2.000.000 perdieron sus hogares. El tsunami que se generó tras el seísmo provocó daños graves en Hawai, Japón, Nueva Zelanda, Filipinas y Estados Unidos.

Alaska (EE UU)

El 27 de marzo de 1964, Viernes Santo, un terremoto de magnitud 9.2 golpeó Alaska. También provocó un intenso tsunami, con olas que llegaron a superar los 5 metros de altura. Con una duración de 4 minutos, el "gran terremoto de Alaska", como se le conoce, se considera el seísmo más poderoso registrado en la historia de Norteamérica. Estimaciones posteriores cifran en 200.000 kilómetros cuadrados la superficie de la corteza terrestre que fue deformada como consecuencia del seísmo. Además, un importante efecto secundario de la sacudida fue el cambio temportal de suelo y arena de estado sólido a líquido en áreas como los cerros Turnagain, donde colapsaron los acantilados de arcilla, llevándose consigo viviendas.

Sumatra-Andamán (Indonesia)

En 2004 se produjo un terremoto de 9.1 grados en el Océano Índico, con epicentro cerca de la costa oeste de Sumatra (Indonesia). Catorce países de Surasia y África se vieron afectados. Casi 228.000 personas murieron o desaparecieron debido al seísmo. Es el que más duración ha tenido de todos los registrados hasta la fecha: entre 8,3 y 10 minutos. Y fue lo suficientemente grande para hacer que el planeta entero vibrara al menos un centímetro.

Kamchatka (Rusia)

El 4 de noviembre de 1952, un terremoto de magnitud 9.0 alcanzó Kamchatka, en Siberia, y las Islas Kuriles, provocando devastadores maremotos que alcanzaron Hawai, Japón, Alaska, Chile y Nueva Zelanda. Los tsunamis que desencadenó alcanzaron Hawai, Japón, Alaska, Chile y Nueva Zelanda.


Costa de Honshu (Japón)

El 11 de marzo de 2011, Japón fue víctima de un terremoto de 9.0 grados según la Agencia Meteorológica de Japón (superando la fuerza de 8.9 calculada inicialmente por el Servicio Geológico de Estados Unidos). El epicentro del terremoto se ubicó en el mar, frente a la costa de Honshu, 130 kilómetros al este de Sendai, en la prefectura de Miyagi. Es el seísmo más poderoso que ha azotado a Japón desde que el país comenzó a llevar registros de los sismos a finales del siglo XIX, y el quinto más intenso a nivel mundial. Duró dos minutos. La NASA, con ayuda de imágenes satelitales, ha podido comprobar que el movimiento telúrico podría haber desplazado Japón más de 2 metros. Varias infraestructuras se han visto seriamente afectadas por el temblor, entre ellas cuatro plantas nucleares.
 

Perú

El 13 de agosto de 1868, el conocido como “Terremoto de África” causó la muerte de más de 600 peruanos. El movimiento sísmico, con una magnitud 9.0 en la escala Richter provocó un tsunami con olas de hasta 18 metros de altura. Las zonas afectadas por el seísmo no recibieron ayuda hasta tres semanas después de la catástrofe. Se estima que más del 80% de aquellas poblaciones, en especial la ciudad (actualmente chilena) de Arica, quedaron completamente destruidas.

 

Sumatra (Indonesia)

Antes de la catástrofe de 2004, otro terremoto azotó la isla de Sumatra el 25 de noviembre de 1833. Entre una magnitud de 8.8 y 9.2, este seísmo sacudió durante aproximadamente 5 minutos la provincia de Bengkulu a causa del movimiento de convergencia entre las placas tectónicas Indoaustraliana y de Eurasia. Se desconoce exactamente el número de víctimas mortales que se cobró.

 

Curanipe y Cobquecura (Chile)

La madrugada del 27 de febrero de 2010 el centro-sur de Chile experimentó  uno de los mayores terremotos registrados, con una magnitud de 8.8 grados en la escala de Richter. Este ocasionó importantes daños, sobre todo en las localidades de Curanipe y Cobquecura. Hubo destrozos en cerca de 500.000 viviendas y 2 millones de heridos.

 

Shaanxi (China)

A pesar de no ser el terremoto de  mayor intensidad registrado, sí que está catalogado, según los datos del IGN, como el seísmo más mortífero de la historia. Este tuvo lugar el 23 de enero de 1556, en la ciudad de Shaanxi (China) y en sus 4 minutos, acabó con la vida de unas 830.000 personas. Más de 97 ciudades quedaron afectadas por el terremoto. Aunque su magnitud fuera de 8.0 en la escala Richter, fue el sismo más mortífero, y el quinto desastre natural con más muertes de la historia.

 

 

CONTINÚA LEYENDO