Las sufragistas salen a la calle

Tal día como hoy de 1911, la Unión Social y Política de las Mujeres (WSPU) se congregaron en el centro de Londres para reivindicar el sufragio femenino en el Reino Unido.

Sufragistas manifestándose en Londres en 1911

La WSPU –fundada por Emmeline Pankhurst en Manchester en 1903– organizó la manifestación llamada 'Coronation Procession', una protesta en alusión al acto de coronación del rey Jorge V. La coronación de los nuevos reyes tendría lugar en la abadía de Westminster pocos días después, el 22 de junio de 1911.

Entre 40.000 y 60.000 delegadas, vestidas con el traje nacional, se reunieron en el centro de Londres para desfilar en protesta por el no reconocimiento del derecho al voto de las mujeres.

La WSPU contaba con una revista semanal: Voto para las Mujeres, para dar publicidad a su causa. Montaba desfiles y manifestaciones y recurría a muy amplios sistemas de financiación: limosnas, cantos en las calles, venta ambulante, privaciones personales y donaciones de las partidarias sufragistas más ricas.

Desde 1910 el Parlamento británico estaba debatiendo varias propuestas ('Conciliation Bills') que podrían haber aprobado el voto a las mujeres, pero ningún había salido adelante.

Meses después de esta multitudinaria manifestación, en noviembre de 1911, una concentración frente al parlamento acabó en una lucha campal con la policía.

Dos mujeres fallecieron y muchas resultaron heridas. Entonces la WSPU practicó abiertamente la violencia: destrozo de ventanales en las casas del West End londinense, rotura de escaparates (vidrieras) en la zona comercial de Oxford Street, incendios de edificios y buzones de correo etc.

Las mujeres no partidarias de las tácticas violentas se separaron de la WSPU y fundaron la Women's Freedom League, en la cual para luchar por el voto se negaban a pagar impuestos y organizaban mítines callejeros.

Al estallar la Primera Guerra Mundial en 1914, el rey Jorge V amnistía a las sufragistas y pide que se recluten mujeres para ocupar los puestos que el hombre había dejado al marchar al frente.

Todos los grupos sufragistas obedecieron al rey, pero exigieron el reconocimiento del mismo salario para el mismo trabajo, la semana laboral de 48 horas, el aumento de inspectoras en las fábricas de mujeres, la protección a los trabajos peligrosos, subvención por maternidad, hogares para las muchachas trabajadoras, reformas en la educación técnica y el voto femenino.

El 28 de mayo de 1917 por 364 votos a favor y 22 en contra se aprobó el proyecto de Ley de sufragio femenino para las mujeres mayores de 30 años. Conseguido el voto, los grupos que lo solicitaban desaparecieron, y en 1930 en Inglaterra no había movimiento feminista.

CONTINÚA LEYENDO

COMENTARIOS