Las 5 mujeres más peligrosas del salvaje Oeste

Estas mujeres se abrieron su propio camino en un mundo machista y peligroso.

 

Si la justicia y los derechos civiles fueron principios difíciles de asegurar para los hombres del Oeste americano, las mujeres se vieron reducidas a un papel secundario en un mundo tan duro como machista. Pero no todas.

La mayoría de las mujeres que vivieron en el Oeste americano durante el siglo XIX y principios del XX se vieron sometidas a las exigencias de sus maridos. Dedicaron su tiempo a cocinar, cuidar los niños y a las tareas del hogar y la granja. Una mujer soltera tenía pocas opciones de prosperar en este ambiente decimonónico. Pero el Oeste ofrecía una oportunidad única para las más atrevidas. La sociedad restaba capacidad de decisión y autonomía a las mujeres, pero la libertad de un mundo en construcción posibilitó que cientos de ellas salieran adelante. Con o sin compañero masculino, muchas mujeres del salvaje Oeste sirven para romper esa imagen de damisela en apuros con las que el wéstern ha solido retratarlas.

Por si fuera poco, más allá de mujeres dedicadas a la conducción de diligencias, a regentar un prostíbulo o un saloon, encargarse del ganado como cowgirl o triunfar en los rodeos, igual que estos campos no eran exclusivos de hombres, tampoco lo fue la delincuencia. Es por ello que la historia del Oeste americano cuenta con famosas delincuentes y pistoleras cuyos nombres eran sinónimos de problemas y peligros.

Retrato policial de Laura Bullion.
Retrato policial de Laura Bullion. Wikimedia.

Laura Bullion, de la banda de Butch Cassidy

Nació en Knickerbocker, en el condado tejano de Irion. Se ganó la vida como prostituta hasta que pasó a formar parte del Grupo Salvaje liderado por Butch Cassidy. Sus compañeros de fechorías empezaron a llamarla Della Rose y se encargó de vender los artículos robados por la banda.

En 1901 murió su marido, Bill Carver, y Laura se emparentó con uno de los famosos forajidos del Grupo Salvaje, Ben Kilpatrick. No pudo disfrutar mucho de su nuevo compañero, pues en el mismo año ingresó en prisión condenada por atracar un tren de la línea Great Northern. En 1918 se mudó a Memphis y se hizo pasar por viuda de guerra con nombres falsos, después de que Kilpatrick muriese mientras intentaba robar un tren. Laura Bullion murió de una enfermedad cardíaca en 1961.

La infalible Annie Oakley. Wikimedia
La infalible Annie Oakley. Wikimedia

Annie Oakley, la cazadora infalible

Phoebe Anne Oakley Moses se cuenta entre las tiradoras más famosas del mundo. Nació en 1860 y todavía no había cumplido los diez años cuando, tras el fallecimiento de su padre, ya se dedicaba a cazar para alimentar a su familia. A sus 15 años era la cabeza de familia trayendo dinero a casa mediante la venta de sus presas a hoteles y restaurantes de la zona.

Poco después venció en un reto a Frank Butler. El pistolero irlandés se apostó 100 dólares de la época a que nadie podía acertar más blancos que él en 25 disparos. Una joven Annie, de aspecto frágil e inocente, acertó todos los blancos, mientras que Butler falló uno.

Annie y Frank se casaron y la pareja terminó por ganarse la vida en el mundo del espectáculo. Annie fue subiendo su categoría actuando en escenarios cada vez más importantes hasta que pasó a formar parte del elenco de Buffalo Bill. Frank ejerció de manager de su esposa y ayudante en escena. Annie disparaba a monedas de 10 centavos sujetadas por su marido, a manzanas sobre la cabeza de su perro o quitaba la ceniza de un puro en la boca de Frank Butler. El espectáculo de Buffalo Bill fue visto por importantes personajes de Europa, y el truco de la ceniza lo realizó Annie en un cigarro con Guillermo II de Alemania como ayudante que sujetaba el blanco. Un par de accidentes (uno en tren y otro de tráfico) acabaron con su carrera y en 1926 murió de anemia, no sin antes haber enseñado a disparar a multitud de mujeres e inspirar a otras tantas que la vieron actuar.

Pearl Hart ataviada con ropa de hombre.
Pearl Hart ataviada con ropa de hombre. Wikimedia

Pearl Hart, un peligro travestido

Nacida en Ontario, Canadá, quedó impresionada cuando vio el espectáculo de Annie Oakley en el show que Buffalo Bill ofreció en 1893 con motivo de la Exposición Universal de Chicago. Abandonó a su marido y se marchó a Trinidad, Colorado, para vivir su propia experiencia en el Oeste. Se ganó la vida como pudo, abandonó a dos hijos y, una vez se desencantó por la realidad del Oeste que poco tenía que ver con el idealizado del espectáculo de Annie Oakley, Pearl se sumergió en un mundo de bares, alcohol y drogas.

Intentó suicidarse en varias ocasiones, pero su madre cayó enferma y la necesidad de dinero para medicinas fue un punto de inflexión para Pearl Hart. Se cortó el pelo y se vistió con ropa de hombre y, en mayo de 1899, asaltó una diligencia. Obtuvo un buen botín, pero no fue capaz de escapar de la justicia.

Aunque solo se le conocía este golpe, la prensa se hizo eco de su acto. Su fama aumentó todavía más al fugarse de la cárcel en octubre de 1899. Diversos reportajes empezaron a llamarla “la Reina de los Bandidos”, pero Pearl apenas cometió más delitos y las ultimas pistas que tenemos sobre su vida la colocan trabajando como prostituta. Sí que hubo otra mujer, auténtica “Reina de los Bandidos”.

Un retrato de estudio de Belle Starr, probablemente tomado en Fort Smith a principios de la década de 1880
Un retrato de estudio de Belle Starr, probablemente tomado en Fort Smith a principios de la década de 1880. Wikimedia

Belle Starr, la Reina de los Bandidos

Myra Maybelle Shirley nació en 1848 y desde su niñez demostró un gran gusto por las pistolas y montar a caballo. Sus aficiones masculinas como jugar al póquer, emborracharse en los saloons o participar en competiciones de tiro, hicieron de Myra Belle un personaje sobre el que se escribieron multitud de historias y rumores difíciles de contrastar.

Durante la Guerra de Secesión trabajó como espía y exploradora de una guerrilla confederada. Pasó a formar parte de la banda de los James-Younger. Con un par de compinches maltrató a un viejo indio creek al que lograron sacar la información de dónde había escondido 30 000 dólares en oro.

A lo largo de su vida se emparentó con varios forajidos y se cuenta que Belle era un poder en la sombra para estos criminales y sus bandas. Organizó y perpetró asaltos, haciéndose tan famosa que cualquier robo de ganado de la zona se adjudicaba automáticamente a ella.

El 3 de febrero de 1889 fue asesinada por la espalda en Oklahoma. Tenía cuarenta y un años. Nadie se hubiese atrevido a desafiarla de frente.

Posado de Martha Canary, más conocida como Calamity Jane
Posado de Martha Canary, más conocida como Calamity Jane. Wikimedia

Calamity Jane, un personaje de wéstern

Martha Jane Canary-Burke se convirtió en una figura legendaria del Salvaje Oeste. Desde su niñez demostró que sus intereses no eran los habituales en las mujeres de la época. Prefería explorar, cazar, cabalgar y practicar su puntería perdiéndose por bosques y praderas. Pasó gran parte de su vida vestida como un hombre, actuando como un hombre, bebiendo alcohol más que un hombre y mintiendo como solo ella sabía.

Es por ello que las historias y fábulas que Calamity Jane se inventaba en cuanto empinaba el codo, se han fundido con la realidad de un contexto ya de por sí con poca resistencia al mito y la leyenda. Ella misma contaba que había cabalgado al lado del general Custer o que se había enfrentado a una tribu de sioux sola. Cada vez que le preguntaban por su apodo, contaba una calamidad distinta.

Una de sus hazañas más famosas cuenta que tuvo que entregar unos partes militares como mensajera del general Crook. Empapada de agua helada tras cruzar a nado el río Platte, cabalgó a toda velocidad durante 90 millas (unos 150 kilómetros) para entregar el mensaje. A su llegada casi murió de pulmonía.

Referencias:

Doval, G. 2009. Breve historia del salvaje Oeste. Pistoleros y forajidos. Nowtilus.

Lapidario, J. 2012. Armada y peligrosa (I) – Mujeres del Salvaje Oeste. jotdown.es.

Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo