Vídeo de la semana

La triste historia del hombre más inteligente de la historia

Entró en Harvard a los 12 años, hablaba 40 idiomas y escribió una decena de libros. Pero su vida fue una tragedia.

William Sidis
Commons

A los 9 años Blaise Pascal ya había escrito un tratado de matemáticas. Mozart tenía cinco cuando comenzó a componer sonatas, Jon Von Neumann contaba chistes en griego clásico y era capaz de realizar complejos cálculos mentales. En esta lista de niños prodigios también podemos ubicar a Daniel Baremboin, Bobby Fischer, la pianista Martha Argerich, Lili Boulanger…

Pero muchos de ellos tuvieron, junto a la bendición de un talento innato, una maldición: un final trágico o una vida de relaciones complejas. Y lo mismo ocurrió con quien es conocido como el ser humano más inteligente de la historia: William James Sidis.

Si su inteligencia fue innata o cultivada, es algo que nunca sabremos. Lo que sí podemos afirmar que su padre y su madre lo esperaban. William era hijo de una médica (Sarah Mandelbaun) y de un médico psiquiatra y filósofo, Boris Sidis. Y entre ambos tuvieron una idea descabellada: tener un hijo y estimularlo para que fuera un pequeño genio. ¿Lo consiguieron? Aquí las pruebas.

William James Sidis nació en 1898 y no tenía aún dos años cuando leía perfectamente…el New York Times. A los cuatro escribió su primer relato…en francés. Un año más tarde creó una fórmula mediante la cual podía saber el día de la semana de cualquier fecha histórica. Para entonces ya hablaba no solo inglés, francés y latín. También se manejaba perfectamente en ruso, turco, armenio, alemán y hebreo. Todos los idiomas que le permitían comunicarse con la extensa colectividad judía que le rodeaba. A las ocho desarrolló una serie de logaritmos basados en el número doce, la edad a la que entró en Harvard (iba a entrar un año antes, pero la universidad sugirió que esperara un año más) convirtiéndose en la persona más joven en entrar jamás en esta institución. Se graduó a los cuatro años, en matemáticas y con los máximos honores. Al año siguiente, 1915,  comienza a trabajar como profesor asistente en la Universidad de Rice, donde estudiaba para su doctorado.

Llegó a hablar 40 idiomas, inventó su propio dialecto, el vendergood, escribió decenas de libros (la mayoría de ellos con seudónimo y sobre diferentes temas) y todo el mundo lo admiraba, excepto la comunidad científica, a la cual quería pertenecer de forma desesperada. Lo consideraban un fenómeno de feria, una atracción pasajera. ¿Cuan inteligente era? Hay quienes hablan de un cociente intelectual de más de 250… Einstein tenía 160. Pero nunca fue del todo feliz. Sus últimos años los pasó huyendo de sus padres, enamorado de una mujer a la que no sabía hablar (nunca tuvo una relación de pareja), agobiado por la prensa, cuestionado por la sociedad: se negó a alistarse en el ejército durante la II Guerra Mundial, se declaró ateo y de izquierda y participó de marchas políticas cuestionadas durante aquellos años. En una de ellas conoció a Martha Foley, una activista irlandesa de la cual se habría enamorado.

Pero su padre le prohibió seguir viéndola y Sidis cumplió, aunque también dejó de visitar a su progenitor. Se encerró en su piso hasta que sufrió una embolia cerebral y murió: era el 17 de julio de 1944. Lo encontraron una semana después y a su lado, entre sus objetos personales, había una fotografía: el rostro de Martha Foley.

Continúa leyendo