La revista Muy Historia de octubre ya está a la venta

La Revolución rusa cumple 100 años. Hoy, un siglo después, tras el fracaso del comunismo soviético, las tensiones geopolíticas perduran en Rusia. Ya en tu kiosco.

Muy Historia 92

Lo que se suele llamar Revolución rusa es una serie de acontecimientos ocurridos entre febrero y octubre de 1917: a saber, la abdicación del zar Nicolás II (1868-1918), la constitución de un gobierno provisional y el golpe de Estado asestado contra el mismo por un grupo minoritario (la facción bolchevique del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia). A lo largo del siglo XX, la Revolución rusa influyó decisivamente en la Historia de Rusia, de la Unión Soviética y del mundo entero al contribuir en la lucha contra el auge de los fascismos, apoyar a los regímenes comunistas de todo el mundo y respaldar los procesos de descolonización.

También te puede interesar:

Creación del "Hombre Nuevo"

La Revolución rusa surgió de la Gran Guerra, pero fue consecuencia de factores anteriores, como el fracaso de las reformas gubernamentales emprendidas por el zar Alejandro II (1818-1881) en la década de 1860; las contrarreformas de Alejandro III (1845-1894) y Nicolás II tras el asesinato de Alejandro II en 1881; el frustrado intento de establecer un régimen constitucional entre 1905 y 1917; una tradición relativamente larga de movimientos revolucionarios (jacobinos, ácratas, populistas y marxistas y sus derivados terroristas); la aparición de una primera confederación sindical (el Bund judío) y de partidos políticos como el social-revolucionario, el socialdemócrata (dividido pronto entre bolcheviques y mencheviques) y el liberal (llamados Cadetes). Sin embargo, se distingue de todas las revoluciones anteriores. Fue precedida por décadas de debates intelectuales sobre la necesidad, posibilidad y conveniencia de llevar a cabo cualquier revolución, y puso en práctica la idea marxista del término.

Porque los seguidores rusos de Marx ampliaron la idea de revolución introducida por la sublevación francesa –el asalto violento y masivo al poder desde abajo y su consiguiente reestructuración–, a partir del principio de que que la revolución no termina con la conquista del poder, sino que debe crear un nuevo orden económico y social: una sociedad sin clases, un "hombre nuevo", portador de cualidades altruistas y solidarias.

La Revolución rusa fue el arranque del proceso de transformación del sistema autocrático del zarismo en un régimen totalitario comunista que culminaría bajo el estalinismo y su posterior declive. El sistema del poder bolchevique fue creado por Vladimir Ilich Ullanov, alias Lenin (con la decisiva colaboración de León Trotski, Nikolai Bujarin, Lev Kamenev y Grigori Zinoviev, entre otros), consolidado por Iósif Stalin y mantenido por Nikita Kruschev y Leonid Brezhnev.

Entre el comienzo de la Primera Guerra Mundial, y 1921 (año de la aprobación por el Partido Comunista de la Nueva Política Económica o NEP), se pusieron los cimentos del Estado bolchevique entre ininterrumpidos conflictos armados de diferente índole: la Gran Guerra, la Revolución (de febrero y octubre), la Guerra Civil (1918-1921) que trajo consigo el "comunismo de guerra" (conjunto de medidas adoptadas por el gobierno bolchevique, como requisas de la producción agrícola, prohibición de todo comercio privado y nacionalización de los establecimientos industriales) y la guerra ruso-polaca (1920).

La creación de nuevas instituciones y de una cultura proletaria, el uso sistemático del terror y la propaganda, la destrucción de la aristocracia, de la burguesía y de la Iglesia ortodoxa fueron los pilares del poder soviético y los más decisivos para la pervivencia del régimen. Los bolcheviques, llevados por el fervor revolucionario e inspirados en la utopía marxista, querían construir una comunidad universal emancipada de todas las estructuras políticas previas. En la práctica, fortalecieron la autoridad estatal de un solo partido, la autocracia ideológica, el nihilismo legal, la administración ultracentralizada y la ausencia de libertades individuales y propiedad privada.

Si quieres leer más, corre a tu kiosco a por la revista de octubre de 2017 de Muy Historia. Estos son alguos de los reportajes que te esperan:

  • Presentación: El fin de la utopía
  • La decadencia de la Rusia zarista: los Romanov
  • Antes del Octubre Rojo
  • ¡Bolcheviques al poder!
  • La Guerra Civil: blancos contra rojos
  • Visual: Revoluciones tras la Cortina de Hierro

CONTINÚA LEYENDO