La resistencia del Dalái Lama

El 5 de octubre de 1989 el Dalái Lama fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz por su campaña de no-violencia contra la dominación china del Tíbet, invadido en 1950.

Dalai Lama

Tenzin Gyatso (1935) es el líder espiritual del budismo tibetano. Fue proclamado el XIV Dalái Lama a la edad de cinco años.

Nació en una familia de campesinos en el pequeño poblado de Takster, en el noreste del Tíbet.

A los dos años fue reconocido como la reencarnación de su predecesor, el 13° Dalái Lama, considerado una emanación de la sabiduría compasiva de Buda.

En 1989 le fue concedido el Premio Nobel de la Paz debido a «su resistencia constante al uso de la violencia en la lucha de su gente para recuperar la libertad».

Con su campaña de no-violencia contra la dominación china del Tíbet, el Dalái Lama, ha conseguido desde su exilio en la India, que el resto del mundo conozca la opresión que China ejerce sobre el pueblo tibetano y su religión.

En 1950, China había emprendido una campaña de acoso al Tíbet, y a los 15 años el Dalái Lama hubo de asumir también el control político del Estado.

Se trasladó a Lhasa, la capital del Tíbet, para emprender sus estudios, y a los 25 años logró su doctorado en filosofía budista.

Junto a una gran cantidad de dignatarios religiosos y civiles, en 1954, viajó a Pekín para mantener conversaciones de paz con Mao Zedong, que no dieron resultado.

En 1959 Lhasa se sublevó para reafirmar su independencia frente a China, pero la rebelión fue sofocada brutalmente. Decenas de miles de tibetanos murieron en los bombardeos o fueron apresados.

Considerando que la única forma de rescatar a su país de la opresión era que su palabra y su actividad no fueran silenciadas, el Dalái Lama cruzó el Himalaya a pie, en un peligroso viaje que lo llevo a exiliarse en India. Unos 80.000 tibetanos le acompañaron.

Desde 1960, el Dalái Lama reside en una ciudad del norte de la India, Dharamsala, y a partir de entonces no ha cesado de efectuar llamamientos a la ONU y ante numerosos foros internacionales sobre la realidad tibetana.

En 1963, en Dharamsala, conocida como la Pequeña Lhasa, se promulgó una constitución democrática que se basa en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Además esta ciudad posee también instituciones culturales y educativas por lo que funciona como la "capital tibetana en el exilio". Unos 130.000 refugiados tibetanos viven principalmente en la India. Otros se encuentran exiliados en Nepal, Suiza, Reino Unido, Estados Unidos, Canadá y otros 30 países.

En 2011, el Dalái Lama renunció a cualquier cargo político del Gobierno tibetano en el exilio, para seguir exclusivamente como líder espiritual y religioso.

Conforme a la visión de la no violencia (Ahimsatérmino sánscrito que se refiere a un concepto filosófico que aboga por la no violencia y el respeto a la vida) es vegetariano.

Ha escrito más de un centenar de libros.

Aunque se define a sí mismo como "un simple monje", su enorme popularidad sobrepasa las diferencias de religiones tradicionales.

Desde 1959 ha recibido más de 84 galardones, doctorados honoris causa y premios, en reconocimiento a su mensaje de paz, no violencia tolerancia, responsabilidad y conciencia universal.

CONTINÚA LEYENDO

COMENTARIOS