La batalla de Midway, victoria aliada en el Pacífico

Se libró del 4 al 7 de junio de 1942 entre EE UU y Japón y supuso un punto de inflexión en la Segunda Guerra Mundial.

La batalla de Midway, victoria aliada en el Pacífico

El ataque japonés a la base naval de Pearl Harbor (Hawái), el 7 de diciembre de 1941, provocó la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. Cinco meses después, las cosas no iban bien para los aliados en el teatro de operaciones del Pacífico: el Imperio del Japón, una de las tres grandes Potencias del Eje junto a la Alemania nazi y la Italia fascista, cosechaba victoria tras victoria y había tomado las Filipinas, la Malasia británica, Singapur y las Indias Orientales Neerlandesas (actual Indonesia). Pero en mayo sufrió su primer revés, en la batalla del Mar de Coral, y lo peor estaba por venir: Midway iba a dar al traste con el poderío nipón.

La batalla de Midway fue un conflicto librado entre los días 4 y 7 de junio de 1942 en el que las fuerzas aeronavales estadounidenses detuvieron el intento japonés de invadir el atolón de Midway, donde EE UU tenía una base militar. La derrota japonesa supuso un serio obstáculo para sus planes de expansión por el resto del Pacífico y fue un punto de inflexión en el conjunto de la II Guerra Mundial. Por ello, Midway es generalmente considerada la batalla más importante de la guerra del Pacífico. Aunque ambos bandos sufrieron pérdidas, las de Japón fueron cuantiosas: 4 portaaviones, un crucero pesado, 248 aeronaves y más de 3.000 hombres.

También te puede interesar:

Estratégicamente, el resultado de la batalla implicó que la Marina Imperial japonesa perdiera la iniciativa en el Pacífico y que ésta pasase de manera definitiva a los estadounidenses. El ataque nipón a Midway –al igual que había sucedido seis meses antes en Pearl Harbor– no era parte de un plan para conquistar Estados Unidos, sino que únicamente estaba dirigido a eliminar a las fuerzas de la flota naval estadounidense en el Pacífico para evitar que obstaculizaran la campaña expansionista japonesa por el sudeste y este de Asia. Pero la táctica del almirante Isoroku Yamamoto fue excesivamente compleja y la jugada le salió cara a Japón.

CONTINÚA LEYENDO