Vídeo de la semana

La asombrosa historia de Sánchez Mazas: ¿realidad o ficción?

Intelectual e ideólogo del fascismo español, Rafael Sánchez Mazas se salvó de ser ejecutado por los republicanos en una aventura que Javier Cercas plasmó en su novela Soldados de Salamina (2001). ¿Aventura real o pura ficción?

En los últimos compases de la Guerra Civil, Sánchez Mazas era prisionero del Quinto Cuerpo del Ejército del Ebro que operaba bajo las órdenes del comandante Enrique Líster. Alrededor de 2.000 presos se hacinaban en el Monasterio de Santa María del Collell, cerca de Banyoles (Girona), que los republicanos habían habilitado como prisión.

Entre ellos se encontraban un buen número de miembros de la quinta columna de Barcelona y la mayoría de los soldados capturados en Teruel y Belchite. Alrededor de 500 de ellos fueron llevados el 29 de enero de 1939 a la azotea del cenobio, donde se leyeron los nombres de unos 50. A continuación, les informaron de cuál sería su destino inminente: trabajarían en la construcción de un campo de aviación en Banyoles, algo muy poco (o nada) creíble. A la mañana siguiente, todos ellos fueron obligados a reunirse en el patio de la prisión. Uno era Rafael Sánchez Mazas, con el carné número 4 de Falange (aunque, tras la temprana muerte en la guerra de José Antonio Primo de Rivera, Ramiro Ledesma Ramos y Julio Ruiz de Alda, era ya el único vivo entre los fundadores).

Los 50 hombres salieron a la carretera y, repartidos en diez filas, empezaron a avanzar. Sánchez Mazas iba el primero por la derecha en la segunda fila. Al cabo de un rato, se les ordenó desviarse y continuar por un estrecho camino que se adentraba en el bosque. Cuando alcanzaron una pequeña explanada, de repente, una voz tras unos arbustos les ordenó dar media vuelta a la izquierda. En ese momento, unas cinco ametralladoras situadas también tras aquellos arbustos abrieron fuego contra ellos. Lo que ocurrió a continuación lo recoge Andrés Trapiello en Las armas y las letras: literatura y Guerra Civil (1936-1939). Cercas usaría en su novela la historia, que había conocido por boca del escritor Rafael Sánchez Ferlosio, uno de los hijos de Mazas, en 1994, cuando aquel daba unas conferencias en la Universidad de Girona.

Hasta aquí los hechos que acontecieron el 30 de enero de 1939, apenas unos días antes de que las tropas franquistas culminaran la ocupación de Cataluña. Pero hay otra historia, la ficcionada por Javier Cercas en su best seller y llevada al cine por David Trueba, con Ariadna Gil y Ramón Fontseré como protagonistas. La actriz interpreta el papel de la periodista que, desde la actualidad, investiga y reconstruye el relato según el cual Sánchez Mazas, al que encarna Fontseré, y otro prisionero habrían logrado sobrevivir escondiéndose en el bosque. Algunos la dan por cierta; otros, no.

 

En primera persona

De ser verdad esta versión, aunque ciertamente los soldados de Líster habrían fusilado a los prisioneros, Mazas habría logrado huir. Con estas palabras explicaba él mismo su experiencia: “Nos condujeron a un lugar a unos 150 metros del Monasterio de Santa María del Collell, convertido en cárcel roja. Sonaron las dos primeras ráfagas. Oí el chasquido de las balas. Ninguna bala me había tocado”. Continúa explicando que “poco después, ordenaba el director de la prisión la batida del bosque. Durante tres cuartos de hora se hicieron unos 50 disparos. Oímos las voces de los guardias que nos daban por heridos. Caía una lluvia torrencial. Anocheció. Y me fui guiando por los gusanos de luz para elegir alguna dirección. Durante tres días caminamos por los bosques; mendigábamos pan en las masías. El día 8, por primera vez, volví a clamar aquel ‘Arriba España’”. Y lo explica en plural porque huyó junto con un compañero.

Según consta en Soldados de Salamina,Sánchez Mazas no había sido el único superviviente del Collell; un hombre llamado Jesús Pascual Aguilar también había escapado con vida. Más aún: al parecer, Pascual había referido el episodio en un libro titulado Yo fui asesinado por los rojos”. Dicha obra fue publicada en Barcelona en 1981, quince años después de la muerte de Sánchez Mazas y mucho antes de que este alcanzara la popularidad gracias a esta novela.

Sin embargo, aunque tanto el libro de Cercas como la película de Trueba rezuman realismo, la historia del fusilamiento de Sánchez Mazas ha sido puesta en tela de juicio en más de una ocasión y cuenta con varios detractores.

 

Más información sobre el tema en el artículo ¿Un hombre con suerte o un impostor? de Laura Manzanera. Aparece en el MUY HISTORIA, dedicado a Enigmas de la Guerra Civil española. Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@zinetmedia.es. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más. Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Historia en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones <https://suscripciones.zinetmedia.es/divulgacion/muy-historia> .

 

Continúa leyendo