Kamehameha: el primer rey de Hawái

Compró armas de fuego a los europeos y logró conquistar las ocho islas de Hawái bajo un único gobernador por primera vez en la historia del archipiélago. Pero su reino apenas duró unas décadas.

 

La historia de Hawái es desconocida por muchos. Sin embargo, vivió un proceso tan parecido al de otros territorios colonizados en tiempos modernos que la narración que viene a continuación resultará familiar a todo lector de temas históricos. Y como punto destacado sobre el que orbita esta historia, tendremos al unificador y creador del estado de Hawái. La gran diferencia entre este archipiélago y el resto de culturas colonizadas es que, en apenas cien años, los hawaianos pasaron de la edad de piedra a la revolución industrial. Y ese salto descomunal tuvo sus consecuencias.

Un rey entre la leyenda y la realidad

En la cultura popular de nuestros días, “Kamehameha” se asocia más al famoso ataque de Goku y demás protagonistas de la saga de anime “Dragon Ball”. Sin embargo, Akira Toriyama, creador de la serie, tomó el nombre del gobernador más destacado de la historia de Hawái.

Su vida, entre la leyenda y la realidad, también comparte los clichés de muchos otros grandes soberanos de otras culturas. Kamehameha nació en 1758 en la isla de Hawái, hijo de nobles con un largo recorrido en la aristocracia del archipiélago. Por suerte, se le conoce con este nombre, pues resultaría más duro que la lista de los reyes godos memorizar el nombre completo de este soberano: Kalani Paiʻea Wohi o Kaleikini Kealiʻikui Kamehameha o ʻIolani i Kaiwikapu kauʻi Ka Liholiho Kūnuiākea. Sí, todo eso era solo una persona.

Nació cuando el cometa Halley fue avistado por primera vez. Una antigua leyenda hawaiana decía que un gran rey nacería de las luces del cielo. Ya tenemos la típica profecía de “el elegido”. Y se cuentan situaciones similares a las que podemos leer sobre Sargón, Moisés o los gemelos Rómulo y Remo. Para impedir que el pequeño Kamehameha fuera asesinado por el jefe del momento y evitar perder su trono, sus padres lo ocultaron. A los catorce años, Kamehameha perdió a su padre y su educación pasó a manos de su tío, el rey Kalaniopu. Lo entrenó como guerrero y de esta etapa se cuentas otras leyendas como que era capaz de mover piedras que pesaban toneladas y de coger en el aire lanzas arrojadas contra él.

Kamehameha, rey de Hawai
Kamehameha, rey de Hawai

El contacto con los europeos

En 1778, a sus 20 años, Kamehameha recibió en Hawái al capitán James Cook, el explorador británico que fue tomado por Lono, el dios hawaiano de la lluvia, la fertilidad, la música y la paz. El joven Kamehameha pudo subir a bordo de uno de los barcos de Cook y comprobó el potencial que tenía toda aquella tecnología.

Cuando murió el rey Kalaniopu, el trono fue heredado por su hijo, Kiwalao, en 1782. Pero el ambicioso Kamehameha le declaró la guerra a su primo, a quien venció y arrebató el poder de la isla de Hawái, la más grande de las ocho que forman el archipiélago homónimo.

Aunque la visita de Cook no terminó muy bien (lo acabaron asesinando), Hawái, por su posición estratégica en mitad del Pacífico, acabó siendo un puerto fundamental para las embarcaciones que navegaban entre Asia y América. Esta coyuntura fue aprovechada por Kamehameha, que se hizo con armas propias de la cultura occidental del siglo XVIII a cambio de víveres, agua y madera para repostar y reparar los barcos que hacían escala en su isla.

A la conquista de Hawái

Kamehameha no tardó en aprovechar su superioridad militar para someter al resto de gobernadores. En 1790 conquistó la isla de Maui tras vencer a Kahekili y sus guerreros en la batalla de Kapaniwai, que significa “el estancamiento de las aguas”. La masacre fue tal que numerosos cadáveres cayeron al río Iao hasta taponar su corriente.

Mientras andaba en estas Kamehameha, una insurrección surgió en la isla de Hawái. El rey engañó al cabecilla del movimiento en la inauguración del templo de Puukohola, dedicado a Kukailimoki, el dios de la guerra. Allí atrapó al susodicho y lo sacrificó en el templo.

En 1795 ya había conquistado la mayoría de islas menores del archipiélago y venció también al rey de O’ahu. Las tempestades fueron lo único que detuvo el avance de la flota de Kamehameha hasta Kauai y Niihau, las posesiones que le faltaban. Su fama se había extendido tanto que fue el propio rey de Kauai el que le cedió los territorios a cambio de protección.

En 1810, Kamehameha I el Grande se convirtió en el primer rey en gobernar todo el archipiélago hawaiano. Fue entonces cuando Hawái nació como estado independiente.

La corta vida del reino

Sin embargo, esta independencia apenas duró unas décadas. Kamehameha murió en 1819 y sus sucesores no lograron continuar con la defensa de los valores tradicionales, las leyes y religión del unificador de Hawái.

En 1893, unos terratenientes norteamericanos conquistaron las islas para anexionarlas a los Estados Unidos, país al que todavía hoy pertenecen. En esa centuria que pasó desde la llegada de Cook a la pérdida de la independencia, el archipiélago sufrió la llamada “marea blanca”: las consecuencias del contacto con los europeos. Entre ellas se cuentan las enfermedades para las que los hawaianos no tenían defensas inmunitarias. En cien años, la población nativa se redujo de unos 300 000 habitantes a 50 000.

Referencias:

Canal-Soler, J. 2013. Kamehameha, el primer rey de las islas de Hawái. Historia National Geographic 107, 11-16.

Herrero, A. 2022. Hawaii: una historia de Hernán Cortés a los últimos de Filipinas. Autopublicación.

Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo