Juguetes eróticos, de la prehistoria a la última tecnología

La sexualidad está ligada a nuestra naturaleza desde el principio de los tiempos y los juguetes sexuales, aunque se piense que es algo de ahora, han proporcionado placer desde siempre.

La sexualidad y el placer han estado presente en la vida del ser humano desde que existimos. No lo podemos evitar, somos seres sexuados desde que nacemos hasta que morimos, algo que define nuestras relaciones interpersonales, los sentimientos, las emociones y sin exagerar podemos decir que nuestra vida en su totalidad. Junto a nuestra naturaleza, el sexo y la necesidad de alimentar ese placer ha estado siempre ahí y no es raro descubrir que los juguetes eróticos también. Tal y como dicen desde Diversual, expertos en sexualidad y tienda erótica online, no es extraño ya que “el sexo es una necesidad básica y los juguetes tienen un largo recorrido histórico, aunque lógicamente han evolucionado, mejorando en materiales y añadiendo funcionalidades según ha avanzado la tecnología".

Aunque parezca cosa de hace unos años y creamos que son producto de la revolución sexual o algo de personas especialmente atrevidas, los objetos destinados a proporcionar placer a las personas han estado entre nosotros mucho más tiempo de los que nos imaginamos. Hechos de piedra, cera, cuero o madera, los juguetes sexuales ya se usaban hace 28.000 años durante la prehistoria, luego en la antigua Grecia y la Edad Media hasta llegar a los modernísimos succionadores de clítoris y otros vibradores de última generación de hoy en día. 

Diversual.
Diversual.

Juguetes eróticos a lo largo de la historia

PREHISTORIA

Desde tiempos prehistóricos, la raza humana se ha animado a satisfacer sus deseos sexuales con objetos. En el paleolítico los dildos se hacían con madera, piedra o brea. De hecho, en el yacimiento de Hohle Fels, en Alemania, se ha halló en año 2005 una piedra recortada y pulida con forma fálica, siendo este el juguete sexual más antiguo jamás encontrado.

EDAD ANTIGUA

Unos años en adelante, los objetos eróticos comenzaban a tener mayor importancia, habiendo referencias que afirman estas declaraciones. Por ejemplo, en la India, durante el periodo Gupta (240 – 550 D.C) se hace referencia al primer arnés sexual ya que, en el Kamasutra Sanscrito, se relata que aquel hombre que no pueda satisfacer a su mujer, debe de recurrir a técnicas para complacerla. Así, el hombre introducía su pene en un tubo bien lubricado y este, era atado al cuerpo del hombre.

Con el paso del tiempo los dildos comenzaron a ser más conocidos y comunes. En la Antigua Grecia (S. IV-V A.C), las mujeres de la época regalaban a otras mujeres los olisbos (nombre con el que se referían a los dildos, significa resbalar o deslizar) en el momento en el que sus maridos se iban a la guerra, aunque también fue tratado como instrumento de tortura al rociarlo con pimienta e introducirlo en el ano.

Uno de los hitos más relevantes en torno a los juguetes eróticos fue la creación del primer succionador de clítoris en Egipto por Cleopatra. Su fundadora decidió llenar una bolsa de cuero fino con abejas un tanto cabreadas. Su revoloteo, provocaba una vibración que usaría para estimular su vulva y el clítoris.

Otros datos interesantes son la creación de los primeros dildos dobles de madera o marfil o las famosas bolas chinas (Dinastía China Han, 600 A.C) o la invención de los primeros anillos hechos de párpado de cabra para mantener la erección y estimular la vulva (China, S. XIII).

Diversual.
Diversual.

EDAD MEDIA

Europa comenzó a naturalizar también el tema de la sexualidad. Durante la Edad Media, en el Renacimiento europeo en Italia se podían encontrar dildos de todos los tamaños y formas. Durante el S. XVII se crearon las primeras muñecas hinchables usadas por marineros franceses hechas de telas llenas de paja con ropa de mujer siendo las precursoras de las famosas muñecas de la época nazi en la Segunda Guerra Mundial.

En esta misma época y, gracias al Marqués de Sade, se dio a conocer la práctica de infringir dolor con varias de sus novelas y con “Justine o les dissorts de la virtut” se introdujeron los látigos y las cadenas dentro de los juegos y prácticas eróticas.

EDAD MODERNA

Durante la Edad Moderna, fue el vibrador quien tomó, prácticamente, el protagonismo de los juguetes eróticos. En torno a la creación de este aparato han girado multitud de historias como la que lo popularizó: “curar” la histeria femenina. Esta enfermedad, se dice que producía en las mujeres reacciones negativas hacia sus maridos no propias de ellas. ¿El tratamiento? Masturbar a la mujer hasta que llegase al orgasmo. Esta historia carece de veracidad ya que no hay escritos o datos que la respalden. Lo cierto es que en el S.XX el vibrador se creó como un aparato multiusos capaz de aliviar cualquier dolor.

Pasado el tiempo, y siendo conscientes del verdadero uso que se le estaba dando a este aparato, la publicidad y los mensajes relacionados con el vibrador se volvieron más sexuales. Además, se comenzaron a vender con distintas formas, cabezales y funciones, como el calor siendo el quinto producto del hogar en ser electrificado.

El vibrador que conocemos hoy en día se comenzó a popularizar en los años 50-60 aunque se crearon en Japón, donde no estaba permitido la fabricación de juguetes sexuales con formas fálicas. Por ello, los primeros vibradores tenían colores muy llamativos y forma de animales como tortugas, pájaros o conejitos y fue por esto se hicieron tan, tan populares. Este tipo de vibrador, el de doble estimulación comúnmente llamado conejito, sin duda saltó a la fama a nivel mundial tras aparecer en un capítulo de Sexo en Nueva York siendo el juguete erótico del momento.

Diversual.
Diversual.

Los juguetes eróticos evolucionan porque dejan de ser tabú

Entrado el S. XXI, hablar de juguetes eróticos y placer era un completo tabú social. En este contexto, es de esperar que los juguetes aún se redujeran a unos pocos modelos, al igual que sus funciones que eran muy limitadas y simples. Con la revolución sexual y la naturalización a la hora de hablar de masturbación, placer y el orgasmo, se ha hecho cada vez más normal adquirir complementos para hacer las experiencias más divertidas, variadas y placenteras, tanto en solitario como en pareja. Así, el mercado erótico ha ido evolucionando y creando juguetes usando la última tecnología y los materiales más innovadores.

Juguetes con mando, con función calor, que vibran al ritmo de tu lista de Spotify, aquellos que estimulan los tejidos internos a través de ondas sónicas y otros muchos que puedes descubrir dando una vuelta por diversual.com. Cuando crees que ya lo has visto todo, sale un nuevo producto que te sorprende en diseño, funcionalidad o por lo específico que es. Ejemplo de ello son los famosísimos succionadores que estimulan el clítoris sin contacto con una tecnología que hace un tiempo sería visto como magia y los juguetes que se pueden manejar con una app móvil a miles de kilómetros.

¿Pueden los juguetes eróticos seguir sorprendiéndonos?

Por supuesto que sí, controlar el juguete que está usando tu pareja a través de tu app móvil hace unos años sería impensable y es que la evolución de los juguetes eróticos parece no tener límites y con ello, la posibilidad de explorar nuestra sexualidad y experimentar nuevos placeres tampoco. ¡A disfrutar!

Continúa leyendo