Vídeo de la semana

Islas Salomón, del Imperio Británico a la independencia

Este archipiélago de Oceanía, de curiosa y larga historia, pasó el 7 de julio de 1978 a formar parte como nación independiente de la Commonwealth británica.

Las Islas Salomón o Solomon Islands son un país insular hoy independiente situado en la Melanesia, en Oceanía. Su territorio está formado por más de 990 islas repartidas en realidad en dos archipiélagos: Salomón, al sureste de Papúa Nueva Guinea, y las islas Santa Cruz, ubicadas al norte de Vanuatu. Su capital y ciudad más poblada es Honiara, en la isla de Guadalcanal. Su nombre actual tiene una curiosa procedencia histórica. Los conquistadores españoles del siglo XVI oyeron leyendas de los incas que hablaban de unas islas lejanas, Anachumbi y Ninachumbi, que habían sido descubiertas por Túpac Yupanqui y estaban repletas de oro y otros tesoros. De este modo, las identificaron con la mítica Tierra de Ofir en donde la Biblia sitúa las minas del rey Salomón y, cuando arribaron al archipiélago, pese a no encontrar el ansiado oro, las denominaron islas de Salomón.

Y es que los primeros intentos europeos de colonización de las islas provinieron de España. En 1567, partió de El Callao una expedición comandada por Álvaro de Mendaña en busca de la Terra Australis Incognita y la explotación de sus recursos. En esta primera incursión, los españoles exploraron el archipiélago; más adelante, Mendaña preparó una segunda expedición a las Salomón para colonizarlas e impedir que sirvieran de refugio a los piratas ingleses que atacaban a los buques españoles que comerciaban con Filipinas. En esta ocasión, las naves partieron de El Callao en 1595 y, tras descubrir las islas Marquesas –llamadas así en honor del marqués de Cañete–, llegaron a las islas Santa Cruz y fundaron allí una colonia, llamada Puerto de Santa Cruz. Al poco tiempo, Mendaña enfermó de malaria y los colonos entraron en conflicto con los nativos; a la muerte del conquistador, se hizo cargo de la colonia su esposa, Isabel de Barreto, pero poco después de estos sucesos decidieron abandonar las islas para dirigirse a Manila. Tras estas expediciones, los españoles perdieron el interés por las islas, aunque siguieron visitándolas a lo largo del siglo XVII.

Fue el turno entonces de franceses, holandeses y, sobre todo, británicos. Después de diversos tiras y aflojas de estos con el Imperio alemán por la posesión de las islas Salomón, en 1899 Alemania cedió parte de estas colonias al Reino Unido a cambio del reconocimiento de su dominio sobre la parte occidental de las islas Samoa. Tras la Primera y la Segunda Guerra Mundial y la ocupación japonesa, el gobierno colonial del Imperio Británico fue restaurado. La anterior capital, Tulagi, destruida durante la contienda, fue reemplazada por Honiara en Guadalcanal, donde los estadounidenses habían construido una base militar. En 1948, comenzó a cobrar fuerza el movimiento independentista conocido como Maasina Ruru, que protagonizó diversas campañas de desobediencia civil, duramente reprimidos por los ingleses. Finalmente, el autogobierno se estableció en 1976 y la independencia se logró el 7 de julio de 1978; eso sí, las islas Salomón quedaron constituidas como Estado de la Mancomunidad de Naciones o Commonwealth cuya monarca –si bien de forma simbólica– es la reina Isabel II de Inglaterra.

Nacho Otero

Nacho Otero

Soy escritor desde siempre, y redactor y corrector en Muy Historia y otras publicaciones de G+J desde hace casi treinta años. Puedes contactar conmigo a través del correo iotero@zinetmedia.es

Continúa leyendo