Isabel II: La reina más castiza de España

Bajita, gruesa, no demasiado guapa, con una infancia difícil, muy fogosa en la cama, poco interesada en la cultura y en cultivarse intelectualmente pero muy amante de las costumbres más típicas de la España de su tiempo, lo que le hizo ganarse el apodo de castiza.

 

Fue una reina con una infancia bastante desgraciada ya que jamás tuvo el cariño de su madre y su padre tampoco es que le hiciera demasiado caso.

De hecho, la razón por la que era prácticamente analfabeta es porque su madre, la reina María Cristina de Borbón-Dos Sicilias, en una absoluta dejación de funciones como tal, abandonó la “educación” de sus hijos, dejándolos en manos de los sirvientes que carecían de la mínima cultura.

Fue reina de España entre 1833 y 1868. Recibió el apodo de la reina de “los tristes destinos” porque se fue al exilio donde abdicó de la corona a favor de su hijo, Alfonso XII.

Infancia triste

Nación el 10 de octubre de 1830 el Palacio Real de Madrid, siendo bautizada al día siguiente. Sus padrinos fueron sus abuelos Francisco I y María Isabel de Borbón. Era hija de la cuarta esposa de Fernando VII que no había logrado sucesión válida, es decir un hombre, para continuar la dinastía. En vista de que pudiera volverle a pasar con su cuarto matrimonio, como así sucedió, Fernando VII promulgó la Pragmática Sanción de 1830 en detrimento de los derechos de su hermano Carlos María Isidro. Esto fue el origen de las guerras carlistas (partidarios de Carlos).

Reina con 3 años

Parece como si Fernando VII hubiera adivinado su prematura muerte porque falleció dejando a Isabel huérfana de padre con tal solo 3 años lo que suponía un problema. Se estableció una regencia de su madre María Cristina de Borbón-Dos Sicilias hasta 1840 y durante esta tuvo lugar la I Guerra Carlista (1833-1840). Tras la regencia de la reina se hizo cargo de ella el general Baldomero Espartero quién fue obligado a renunciar tras unos bombardeos en Barcelona. Desde ese momento y hasta que Isabel asumió la corona se hizo cargo de la regencia el gobierno.

Matrimonio

Como todas las reinas, Isabel tenía que cumplir una condición sine qua non: dar continuidad a la dinastía y para ello el gobierno arregló que se casara con su primo, el infante Francisco de Asís Borbón. Un matrimonio que disgustó profundamente a la reina que se sabe dijo las siguientes palabras cuando se enteró: “No, con Paquita, no, por Dios”. Y es que su futuro marido era homosexual y toda la corte lo sabía. Famosa es la frase que pronunció la reina al día siguiente de su boda: « ¿Qué podía esperar de un hombre que en la noche de bodas llevaba más encajes que yo?».

La leyenda popular habla de que jamás tuvieron relaciones sexuales pero lo que sí es cierto es que tuvieron 12 hijos que, lógicamente, fueron atribuidos a él. Las crónicas de la época satirizaban el comportamiento sexual de la reina, bastante liberal y desinhibido.

Reinado de Isabel II

En líneas generales no fue una buena monarca ya que fue un títere en manos de sus ministros. En parte por su poca cultura y en parte por su poco criterio inmiscuyéndose de más. La monarquía cedió mucho más poder al parlamento y se rigió por la recién aprobada Constitución Española de Cádiz en 1812, la primera que tuvimos los españoles, muy liberal, muy afrancesada. Fue una época también de grandes corrupciones políticas, especialmente las electorales. Durante su reinado se modernizaron de manera notable las líneas del ferrocarril, así como el trazado de las carreteras y sus correspondientes puentes, la señalización de las costas. Fue iniciativa de la reina reabrir las universidades que había cerrado su padre pero la situación de la educación en España era desastrosa con altísimo nivel de población analfabeta.

Revolución, exilio y muerte

En 1868 tuvo lugar la llamada Revolución Gloriosa que envío a Isabel al exilio del que jamás volvería. Su destino fue Francia donde fue acogida por Napoleón III y Eugenia de Montijo. Allí abdicó en su hijo, Alfonso XII al que vería morir.

Murió el 9 de abril de 1904 en París a la edad de 73 años.

Continúa leyendo