Flandes: viaje a la cuna de los maestros flamencos

En 2020 y en honor al gran maestro flamenco Van Eyck se acumulan las citas relacionadas con el arte, el teatro, el baile, el diseño o la gastronomía.

Gante
Catedral de San Bavón e iglesia de San Nicolás, en Gante.

 

Ciudades medievales con una cara moderna y rebelde, arte a raudales, en los museos, las catedrales y las calles, y belleza regada por canales exquisitos. Flandes lo tiene todo, y en 2020 un aliciente más, ya que rinde homenaje a Van Eyck, uno de los mejores pintores del siglo XV, el más célebre de los Primitivos flamencos y autor, junto a su hermano Hubert, del Políptico de la Adoración del Cordero Místico (1430-32) para la catedral de San Bavón de Gante. 

Van Eyck.
Van Eyck. Una revolución óptica en el Museo de Bellas Artes (MSK) de Gante. Foto: David Levene.
Van Eyck
Retrato de Margareta van Eyck © Musea Brugge. Foto: Hugo Maertens

 

Durante más de 25 años, desde el siglo XV al XVII, Flandes estuvo a la cabeza de las bellas artes en la Europa occidental y fue una fuente de inspiración para movimientos artísticos de la época como los Primitivos Flamencos, el Renacimiento y el Barroco. Los artistas transformaron la próspera y urbanizada Flandes en una de las más refinadas regiones culturales gracias a sus impresionantes creaciones artísticas y arquitectónicas. Los más influyentes artistas del los siglos XV, XVI y XVII fueron los Maestros Flamencos: Van Eyck, Bruegel y Rubens.

OMG
Cartel de la exposición OMG! Van Eyck was here.

 

Bajo el título OMG! Van Eyck was here (¡Oh Dios mío! Van Eyck estuvo aquí) –que hace referencia a la firma que el maestro inscribió en la pared del fondo del cuadro del Matrimonio Arnolfini (1434, National Gallery, Londres)– la monumental Gante se vuelca con el artista. El programa contiene una exposición imprescindible –Van Eyck. Una revolución óptica– en el Museo de Bellas Artes y un calendario lleno de eventos, teatro, música, danza, diseño, moda, gastronomía, e incluso artesanía, todo ello bajo el signo del Políptico de la Adoración del Cordero Místico. 

van eyck
San Francisco recibiendo los estigmas Cortesía del Museo de Arte de Filadelfia.

 

Además, Brujas, ciudad en la que vivió el maestro, también dedica varias muestras al artista y los Primitivos Flamencos. Como colofón, a partir de octubre, el Retablo podrá verse en todo su esplendor en el nuevo Centro de Visitantes que se inaugurará en la Catedral de San Bavón. 2020 se convierte así en el mejor año para viajar o volver a Flandes tras los pasos de Van Eyck y de los maestros de la pintura flamenca.

Van Eyck
Retrato de Baudouin de Lannoy, de Van Eyck. Detalle de la restauración.

 

¿Quién fue Jan van Eyck?

Jan van Eyck fue al arte medieval tardío lo que Pablo Picasso al arte moderno. El Maestro Flamenco causó semejante sensación en el S. XV con su revolucionaria técnica de pintura al óleo. Tenía buen ojo para los detalles más minuciosos y pintaba la perspectiva de una manera nunca antes vista. Así creó obras maestras extremadamente realistas, causando que las personas –incluso ahora- se maravillaran de su excepcional talento y maestría. Es fácil comprender por qué Van Eyck fue el pintor más famoso de su época.

Siendo el hombre versátil que era, Jan van Eyck no se limitó a pintar. Sus clientes a menudo también lo usaron como espía. Los duques y los príncipes "prestaban" artistas regularmente a cortes rivales, para encargos artísticos, como un retrato de compromiso, por ejemplo. Esta fue la coartada ideal para hurgar en el cuartel general del enemigo. Van Eyck fue enviado a misiones y viajes secretos, como un agente secreto temprano. Eran emprendimientos muy lucrativos, ya que a cambio, estaba bien pagado y se le daba comida, ropa opulenta, estipendios de viaje y alojamiento. Esto le permitió vivir entre la nobleza toda su vida a pesar de ser un civil ordinario.

Van Eyck
Van Eyck. Una revolución óptica en el Museo de Bellas Artes (MSK) de Gante. Foto: David Levene.
Van Eyck
Díptico de la Anunciación, de Van Eyck. Cortesía del Museo Nacional Thyssen-Bornemisza de Madrid.

 

‘Als ich can’

Además de ser diplomático y espía ocasional, Van Eyck fue, ante todo, un artista superlativo. Si bien la destreza técnica de Van Eyck superó ampliamente a la de sus contemporáneos, también fue el primer pintor en salir de las sombras y desechar el anonimato al firmar sus obras. Si se observa detenidamente, se puede ver la inscripción, "Johannes de eyck fuit hic" ("Van Eyck estuvo aquí") sobre el espejo en el Retrato de Arnolfini, por ejemplo.

Van Eyck también inscribió su lema "Als ich can" en el marco de algunas de sus imágenes. Esto esencialmente significa "Hago lo que puedo".

AGENDA VAN EYCK 2020

Van Eyck. Una revolución óptica
más información: vaneyck2020.be/es/

OMG! Van Eyck was here
vwww.vaneyckwashere.be

Van Eyck y los Primitivos Flamencos en Brujas
www.visitbruges.be/primitivosflamencos

Flandes y los Maestros Flamencos 
www.maestrosflamencos.com

Continúa leyendo