Esta primera dama tenía una obsesión: 3.000 zapatos en su armario

Imelda Marcos dominó junto a su marido un régimen corrupto en Filipinas durante dos décadas.

 

Entre 1965 y 1986, Filipinas tuvo en el poder a Ferdinand Marcos e Imelda Marcos, que dominaron con puño de hierro mientras se hacían de manera ilícita con todo el dinero que podían, sin que nadie pudiera interponerse en su camino. Imelda Marcos es uno de los personajes públicos más excéntricos de los últimos tiempos.

Corrupción al más alto nivel

Imelda conoció a Ferdinand Marcos en el certamen que la proclamó Miss Manila. Ferdinand, aupado por un prestigio militar y familiar, logró hacerse con el poder de Filipinas en 1965, dando comienzo a veinte años de corrupciones y terror para quien osara oponerse a sus prácticas. A la dictadura militar de los Marcos se le atribuyen 3 200 asesinatos, otras tantas personas torturadas y 70 000 encarcelados entre ciudadanos empobrecidos y políticos disidentes. Según la ONG Transparencia Internacional, Ferdinand e Imelda se apropiaron ilegalmente de entre 5 000 y 10 000 millones de dólares, lo que le convertiría en uno de los líderes corruptos que más dinero ha robado de la historia.

La primera dama de Filipinas durante la dictadura militar, Imelda Marcos, nunca fue reticente a mostrar su enorme riqueza ante un pueblo empobrecido. La Revolución de EDSA, protestas apoyadas por el Ejército y la Iglesia de Filipinas, hizo que en 1986 los Marcos tuvieran que exiliarse en Hawái. Una vez cayó la dictadura, el palacio de los Marcos fue saqueado y allí encontraron 3 000 zapatos de firmas como Chanel, Louis Vuitton o Dior.

De joyas a safaris particulares

Por increíble que parezca, los zapatos de Imelda Marcos solo es una de las excentricidades más conocidas de la primera dama, pero su impulso y obsesión por comprar todo aquello que le apetecía no tenía límites. Adquirió unos cuantos edificios comerciales en Nueva York y se hizo con joyerías enteras de París.

Sus caprichos llegaron al punto de montar su propio safari en Filipinas. Tras un viaje por África, donde disfrutó viendo las especies animales exóticas propias de la región, hizo llevar jirafas, cebras, gacelas y demás animales salvajes a Filipinas. Mediante sobornos, los Marcos se hicieron con un número nada desdeñable de especies, a las que debían encontrar un lugar adecuado para vivir en su nuevo destino. Los Marcos decidieron que el lugar idóneo era la isla de Calauit y, en 1976, expulsaron a las casi dos mil familias que vivían en la isla, para que ellos pudieran disfrutar de su safari privado. Con la llegada al gobierno de Cory Aquino terminó la dictadura de Ferdinand Marcos y los habitantes de Calauit pudieron volver a sus hogares. Pero nadie se encargó de los animales, así que cebras y jirafas dañan las cosechas de los lugareños, que responden castigando o, directamente, matando a unos animales inadaptados al clima filipino, donde sufren enfermedades que contribuyen a acabar con ellos.

 

Imelda Marcos
Imelda Marcos

Enterró a su marido 27 años después de haber fallecido

Con todo, Imelda Marcos todavía tiene más sorpresas desagradables. Su marido, el dictador Ferdinand Marcos, murió en 1989, unos años después de exiliarse. Pero no fue enterrado hasta el mes de noviembre de 2016. El motivo es que la familia quiso esperar a que el sepelio le rindiera los honores que, según ellos, merece. Imelda Marcos acudió vestida de negro al Cementerio de los Héroes del país en un acto en el que las instituciones oficiales guardaron silencio y las víctimas de su régimen clamaron en protestas. Unos 2 000 efectivos de la Policía y el Ejército filipino protegieron el evento para evitar altercados violentos. El acto pudo realizarse gracias al permiso de la justicia y el apoyo del actual presidente, Rodrigo Duterte, hijo de un miembro del gabinete de Ferdinand Marcos.

Imelda Marcos, también conocida como la Mariposa de hierro, ha mantenido su escaño de congresista hasta 2019. Es la mayor defensora del legado de su marido y, a partir de un revisionismo propagandístico, intenta mostrarse a ella y su familia como víctimas del sistema y de una campaña de desprestigio. Uno de los hijos de Ferdinand e Imelda, Ferdinand Bongbong Marcos, se presenta como candidato a la presidencia de Filipinas en las elecciones de mayo de 2022. Entre sus rivales estará el doce veces campeón del mundo de boxeo, Manny Pacquiao (rival político, por suerte).

El documental “The kingmaker” ha sido uno de los últimos esfuerzos de Imelda Marcos por blanquear la imagen de su familia para volver al poder político. Entre sus esperpénticas declaraciones intentando defender una dictadura cruel y corrupta, Imelda se quiso mostrar como una sensible mujer agraviada y, acerca del saqueo de su palacio dijo: “entraron buscando esqueletos y solo encontraron bonitos zapatos”.

Referencias:

Moran, J. 2010. Patterns of corruption and development in East Asia. Thrid World Quaterly 20, 3, 569-587. DOI: 10.1080/01436599913695
Seagrave, S. 2017. The Marcos Dynasty. The corruption of Ferdinand and Imelda Marcos. Independently published.
Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo