El kraken: mito y realidad de un monstruo marino

¿Qué hay de cierto en la imagen de un calamar colosal que se tragaba barcos?

 

Los mitos marinos más antiguos de la historia tienen por protagonista a un gran monstruo tan violento como terrorífico. Desde el origen de la humanidad hemos tenido miedo a lo desconocido. Por eso es habitual encontrar en todas las culturas historias que hablan de bestias que habitan más allá del territorio explorado. Si a esta tradición le unimos el gusto de los marineros por contar (y adornar) las aventuras de sus travesías por aguas desconocidas para la mayoría de la población, tenemos el cóctel perfecto para que se originara un bicho mitológico como el kraken. Sin embargo, varios avistamientos actuales, algunos incluso grabados en vídeo, relacionan a calamares gigantes con el monstruo mitológico. Otro de los grandes misterios que quedan por resolver sobre la vida en las profundidades marinas de nuestro planeta.

Un monstruo de la mitología nórdica

El origen del mito puede rastrearse hasta el siglo XII. Lógicamente, las primeras menciones corresponden a una de las culturas con mayor tradición marítima de la Europa medieval: los vikingos. En la mitología nórdica podemos leer referencias a un monstruo del tamaño de una isla que era capaz de tragarse ballenas y hasta barcos con toda su tripulación. De las sagas nórdicas saltó a la cultura popular y de ahí al cine y la literatura, en la que autores como Victor Hugo y Julio Verne incluyeron al monstruo en sus narraciones. Pero desde el siglo XVIII hubo científicos que tomaron como real al monstruo que, precisamente en esta centuria, empezó a ser conocido como “kraken”, que hace referencia a algo retorcido en noruego.

El teólogo y naturalista danés Erik Ludvigsen Pontoppidan publicó en 1752 su obra “Historia natural de Noruega”. En ella describía al kraken como:

“Una bestia de una milla y media de longitud, que si agarrara al buque de guerra más grande, lo arrastraría hasta el fondo […] Vive apostado en el fondo marino y olo sube a la superficie cuando es calentado por el fuego del infierno”.

Añadió, además, que la bestia soltaba descargas de tinta que enturbiaban el agua, por lo que, a partir de entonces, el monstruo empezó a ser asociado con un calamar gigante. Solo fue el primero de una serie de autores que incluyeron en sus obras a la criatura como un ser real.

Del mito a la ciencia

Al sueco Carl von Linneo se le atribuye la creación de la taxonomía, la clasificación de los seres vivos, identificados por un nombre científico compuesto por dos palabras: el género y la especie. Linneo incluyó a Sepia microcosmus en su “Systema Naturae”. Corría el año 1735 cuando uno de los científicos más destacados del momento tomó por animal real (y hasta lo nombró científicamente) lo que para la mayoría era solo un monstruo mitológico.

De inicios del siglo XIX es la obra del naturalista francés, Pierre Denys de Montfort, “Historia natural general y particular de los moluscos”. Entre los animales más grandes del planeta aparecía el pulpo kraken. Fue duramente criticado por la comunidad científica, que desacreditó por completo a Montfort. En cambio, la obra del autor francés nos dejó la imagen más icónica del kraken, el aspecto con el que hoy día lo seguimos imaginando. El dibujo representaba el ataque a un buque por parte de un pulpo gigante con enormes y terroríficos ojos que envuelve los mástiles de la embarcación con sus largos tentáculos. La misma escena ha sido recreada en el cine por la saga “Piratas del Caribe”.

La historia ha continuado hasta el día de hoy entre el escepticismo científico y la insistencia de los marineros acerca de la existencia de tales bestias marinas. La realidad, como suele ser habitual, encaja en un punto medio: no hay evidencias de un monstruo marino capaz de engullir barcos, pero sí conocemos la existencia de calamares gigantes en las profundidades de nuestros océanos.

Kraken en la costa española

Varias especies han sido clasificadas dentro del género Architeuthis, cefalópodos conocidos como calamares gigantes que viven en aguas muy profundas y pueden medir entre 10 y 14 metros. Tienen el ojo más grande del reino animal con hasta 30 centímetros de diámetro. Se conoce un hábitat de estos animales frente a la costa de Asturias, en el cañón de Avilés, con una profundidad de 5 000 metros. Los marineros de la zona han avistado especímenes durante años y alguno ha terminado varado en la costa. En Luarca, una localidad asturiana, incluso pudieron abrir un museo que contenía nueve ejemplares de Architeuthis dux, entre los que destacaba una hembra que, con solo 17 meses de vida, medía 13,70 metros de longitud.

Un temporal ocasionó en 2014 grandes pérdidas en el museo. Más allá de un par de filmaciones y unos cuantos ejemplares que aparecieron muertos en varios puntos costeros, este animal sigue esquivando el contacto con los humanos. La exploración submarina es el ámbito científico con mayor margen de desarrollo, pues sabemos más de la Luna que de las profundidades marinas de nuestro planeta. Los avances científicos nos permitirán desentrañar grandes misterios y formas de vida aún por conocer. Mientras tanto, hay científicos que siguen buscando a los monstruos reales. Algunos incluso sueñan con poder capturar larvas de estos calamares gigantes y observar su crecimiento y comportamiento en un acuario. Estaremos atentos a lo que nos depare el futuro.

Referencias:

Armendáriz, X. 2012. El kraken, un calamar gigante oculto en el océano. Historia National Geographic 173, 130-133.

Chuet-Missé, J. P. 2017. El gigantesco y misterioso animal que vive en las profundidades del océano. lavanguardia.com.

 

También te puede interesar:
Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo