10 grandes frases de Sigmund Freud

Freud

Sigmund Freud nació en lo que hoy es la República Checa, en la antigua región de Moravia. Hijo de un fabricante de lanas y de una mujer veinte años más joven. pronto se trasladó a Viena, ciudad que odiaba y donde desarrolló toda su carrera como médico. En un primer momento se centró en la investigación y, más tarde, en la medicina general y la neuropatología. Realizando este último papel, llevó a cabo un estudio sobre los posibles usos terapéuticos de la cocaína. Se especializó en la electroterapia y la hipnosis, aunque ha pasado a la historia por ser el padre del psicoanálisis, un novedoso enfoque sobre la psique humana que sirve tanto para explicar la personalidad como para tratar a pacientes con trastornos y que dio a conocer en 1895 con su obra ‘Estudio sobre la histeria’.

Según su teoría, el comportamiento de una persona viene determinado por una serie de pensamientos, deseos o recuerdos reprimidos derivados de experiencias dolorosas pasadas. Esos traumas infantiles son desalojados de nuestra mente consciente y pasan al inconsciente, término desarrollado por Freud, donde influyen en la conducta de las personas sin que estas se den cuenta. Como tratamiento, el psicoanálisis pretende llevar esos recuerdos de nuevo a la conciencia, para que así los sujetos queden libres de su influencia negativa. Aunque en un principio fue una teoría criticada y hasta satirizada, pronto traspasó los límites de la psicología y se extendió a otros ámbitos como la literatura, la filosofía y las artes. A partir de 1906, fue ganando seguidores y en 1910 se fundó en Nuremberg la Sociedad Internacional de Psicoanálisis. Su prolífica carrera incluye libros que hoy en día siguen difundiendo la teoría del psicoanálisis de Freud, siendo los más destacados ‘Tótem y tabú’ (1913) y ‘El porvenir de la ilusión’ (1927).

En 1938, tras la anexión de la Austria del canciller Arthur Seyss-Inquart al proyecto pangermánico de Adolf Hitler, se vio obligado a huir a Londres por su origen judío. Allí, el 23 de septiembre de 1939, el brillante inventor de una nueva forma de comprender el comportamiento y la mente humana, falleció. Médico, neurólogo y padre del psicoanálisis, le rendimos homenaje con esta selección de diez de sus mejores frases.

"Existen dos maneras de ser feliz en esta vida, una es hacerse el idiota y la otra serlo".

"Si cualquiera que despierte se comportase como lo hiciera en sueños sería tomado por loco".

"Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que habla".

"Con solo temer a la mediocridad, ya se está a salvo".

"Fumar es indispensable, si no se tiene a nadie a quien besar".

"Desde que inicié el estudio del inconsciente, me encontré a mí mismo muy interesante".

"Es un buen ejercicio ser del todo sincero consigo mismo".

"Lo mejor es enemigo de lo bueno".

"Los buenos son los que se contentan con soñar aquello que los malos hacen realidad".

"He sido un hombre afortunado en la vida: nada me resultó fácil".

CONTINÚA LEYENDO