Curiosidades sobre la superstición y el número trece

¿Por qué al número 13 se le relaciona con la 'mala suerte' y los 'malos augurios'?

El número 13, los espejos rotos, caminar debajo de una escalera, los gatos negros... todas ellas pueden ser cosas que, si te consideras supersticioso, evitas activamente.


Incluso si no te consideras una persona particularmente supersticiosa, probablemente digas "Jesús" o "bendito" cuando alguien estornuda, en caso de que el diablo decida robar tu alma, o al menos es lo que pensaban nuestros antepasados que podía ocurrir durante un estornudo.

 

Pero, ¿por qué el número 13 tiene tan mala fama? ¿Tal vez por que en la Última Cena de Jesucristo había 13 personas (él y sus doce apóstoles) sentadas a la mesa? Aquí tienes algunos datos curiosos sobre este número.


1. Según la Biblia había trece personas en la Última Cena de Jesucristo (él y sus doce apóstoles). De ahí que la tradición cristiana considere que nunca se deben sentar trece personas en una comida o una cena.

2. Pero los católicos no son los únicos en evitar el número 13. El código de Hammurabi -compilación de leyes y edictos auspiciada por HammurabÍ, rey de Babilonia- omite este número en su lista, por considerarlo de mal agüero.

3. La vida del músico alemán Richard Wagner parecía estar indisolublemente ligada al número 13: nació en un año acabado en 13, la suma de las letras de su nombre y apellido son 13, los números de su año de nacimiento (1813) suman también 13, compuso 13 óperas y falleció un día 13.

4. En la mitología escandinava es bien conocido el banquete en el Valhalla al que fueron invitados doce dioses. Loki, el espíritu de la ira, el engaño y del mal, consiguió colarse, con lo que el número de los presentes llegó a trece. En la lucha que se produjo para expulsar a Loki, Balder, el favorito, falleció.

5. La misión espacial lunar Apolo 13 de la NASA fue lanzada el 11 de abril de 1970 las 13:13 horas.


 

6. En el cuento de hadas de origen europeo La Bella Durmiente, en la versión de los hermanos Grimm, el hada número trece no estaba invitada al bautizo de la princesa protagonista, pero irrumpió en la celebración y lanzó una maldición a la joven para que tras pincharse a los 15 años con un huso de hilar muriera. Un hada cambió la maldición de modo que, en lugar de morir, ella y todos los habitantes del palacio dormirían durante un siglo.

7. Para los egipcios, la vida era una búsqueda de ascensión espiritual que se llevaba a cabo en trece etapas, 12 en esta vida y la última (13) en "la vida eterna" tras la muerte.

8. El águila heráldica de la bandera estadounidense sostiene en una garra una rama de olivo como símbolo de la paz y trece estrellas sobre su cabeza, que en este caso no tienen que ver con la superstición sino que representan las trece colonias que originaron el país.

9. En Japón las supersticiones no se dirigen hacia el trece sino hacia el número cuatro, que se designa con un término cuyo sonido se parece a la palabra "muerte". Por eso, el número de teléfono de los hospitales nipones nunca lleva el número cuatro, ni tampoco las habitaciones de los hoteles. El número 4 sería por tanto el 13 "a la japonesa".

10. El miedo extremo al número 13 recibe el nombre de triscadecafobiaTambién hay un miedo más específico al viernes 13, Parascevedecatriafobia (la Parasceve es la preparación de la Pascua), collafobia, o bien friggatriscaidecafobia (¿sabías que la palabra Friday, "viernes" en inglés, procede del nombre de la diosa vikinga Frigga). Incluso hay centros de tratamiento para quienes sufren de estos miedos irracionales que ofrecen "juegos inteligentes, anfitriones disfrazados, exhibiciones de supersticiones tontas, música anti-superstición y literatura educativa gratuita".

 

Según el historiador Vincent Foster Hopper, una de las personas responsable de colocar al número 13 en el banquillo de la mala fama de otorgar mala suerte fue el numerólogo del siglo XVI, Petrus Bungus. Entre sus razones, el historiador afirma que Bungus "registra que los judíos murmuraron 13 veces contra Dios en el éxodo de Egipto, que el salmo trece se refiere a la maldad y la corrupción, que la circuncisión de Israel ocurrió en el año trece".

 

El 13 también tiene su "poder". El capitán William Fowler fundó un club secreto en celebración del número 13 en 1882, según la Sociedad Histórica de Nueva York. Llamado "Club 13", su primera reunión incluyó 13 cursos, se encendió con 13 velas y asistieron (por supuesto) 13 personas. El club continuó sus reuniones a finales de 1800 y principios de 1900, y sus miembros honorarios incluyeron a los presidentes Chester A. Arthur, Grover Cleveland, Benjamin Harrison y Theodore Roosevelt.

 

Es curioso, pero que exista la superstición al número 13 también explica por qué muchos edificios no tienen planta 13, sino que podemos ver como saltan directamente a la planta 14, o es renombrada como 14A 12B en los paneles de los ascensores de cara a atender correctamente a los clientes supersticiosos de todo el mundo.

Aparte de este particular con hoteles y alojamientos en general, algunas aerolíneas como Air France y Lufthansa tampoco cuentan con una fila 13. Y lo que es más, la propia Lufthansa va un poco más lejos y tampoco tiene la 17, porque en algunos países, como Italia y Brasil, el número desafortunado no es el 13, sino como pueden imaginar, el número 17.

 

El viernes 13 tiene su lado negativo a nivel empresarial. Debido a esta superstición, que se extiende por todo el planeta, suele ser un día en el que no se hacen negocios. Un analista estadounidense afirmó que cada año se pierden alrededor de mil millones de dólares, ya que muchas personas eligen no hacer ningún tipo de trato si el día acordado cae en viernes 13.

 

 

Hay personajes famosos que sufren triscaidecafobia y, más concretamente a su conjunción como viernes 13, como el escritor estadounidense Stephen King, quien escribió incluso un artículo sobre ello en el diario The New York Times en 1984. También podemos destacar como poco afín al 13 al presidente de los Estados Unidos Franklin Delano Roosevelt.

 

 

Continúa leyendo