Conrad Schumann: el primer alemán que saltó el Muro de Berlín

Su fotografía ha pasado a la historia como símbolo de la libertad.

 

La tarde del 15 de agosto de 1961, un joven soldado estaba inquieto. Hacía dos días que se había tendido una alambrada por todo Berlín. Era una frontera provisional mientras se construía el muro que dividiría a la ciudad en dos. Conrad Schumann, de 19 años, vigilaba la alambrada en la esquina entre la calle Ruppiner con Bernauer Strasse, pero su mirada hacia el lado de enfrente tenía más de anhelo que de control. El soldado estaba en la Berlín Oriental, bajo influencia soviética y varias personas del otro lado empezaron a animarle para que saltara mientras podía. Los que estaban impulsando al soldado se dieron cuenta del riesgo que corría Conrad, así que avisaron a la policía de su lado de Berlín: había un soldado de la República Democrática Alemana que quería desertar y pasar a este lado de la alambrada. Un furgón de la policía le serviría de escolta para huir. Se detuvo frente a la alambrada y, desde el interior del vehículo, un policía animó a Conrad Schumann a saltar. El joven echó a correr, saltó la alambrada tirando su fusil y se subió al furgón de la policía. Peter Leibing, Klaus Lenhartz y Dieter Hoffmann eran reporteros que estuvieron presentes aquel momento. Hicieron varias fotografías y una de ellas, en la que Conrad Schumann pasa por encima de la alambrada deshaciéndose de su fusil, es una de las imágenes más famosas de la posguerra. Se convirtió en un símbolo de la revolución y libertad, sin embargo, el joven soldado nunca se sintió libre y acabó suicidándose.

El mundo dividido en dos

En 1961 comenzó la construcción del Muro de Berlín. Alemania quedó dividida en dos tras la Segunda Guerra Mundial. En el lado occidental la República Federal Alemana (RFA), y la República Democrática Alemana (RDA) en el lado oriental bajo dominio soviético.

Antes de que se levantara el muro, muchos cruzaron la alambrada que envolvía la zona soviética, huyendo hacia la Alemania controlada por Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña. El caso de Conrad Schumann fue fotografiado y por eso ha pasado a la posteridad como el ejemplo de todos aquellos que se pasaron al otro lado y acabó convertido en un símbolo contra la opresión del régimen soviético. Claro que fue una herramienta más de la propaganda utilizada por el bando occidental frente a la campaña soviética. Una muestra gráfica del fin de la Segunda Guerra Mundial y el inicio de la Guerra Fría.

Desde la década de 1950 el mundo se había dividido en dos bloques: de un lado los territorios afines al régimen soviético con la URSS a la cabeza, y del otro el bloque occidental con Estados Unidos como abanderada de las libertades y el capitalismo. En Alemania tenía lugar el choque más cercano entre los dos mundos. En los años posteriores a la guerra, la Alemania Federal se estaba recuperando de la contienda a un buen ritmo, mientras que los vecinos comunistas no salían de la crisis y vivían bajo un control férreo.

Saltar el muro

Para muchos, la gota que colmó el vaso fue el inicio de la construcción del muro por parte de la Unión Soviética para delimitar su zona de control. Civiles y militares fueron saltando a cuentagotas hacia el lado occidental en busca de lo que creían una mejor vida.

El fotógrafo Peter Leibing sabía de estos saltos de la alambrada, así que, al igual que Conrad Schumann, Leibing patrullaba la barrera esperando poder inmortalizar alguna huida hacia la Alemania Federal. El 15 de agosto de 1961 consiguió su objetivo al fotografiar el momento exacto en el que el soldado desertaba.

Schumann se mudó a Múnich y trabajó en la fábrica de Audi. Se casó y tuvo un hijo. Sin embargo, Conrad no se vio liberado hasta la caída del Muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989. Durante todo ese tiempo, se sintió vigilado por el aparato soviético. Intentaba comunicarse por correspondencia con su familia, pero algunos familiares y vecinos de su pueblo natal, en el estado de Sajonia, lo vieron como un traidor.

No logró superar la depresión que sufría y el 20 de junio de 1998, a los 56 años, Conrad Schumann se ahorcó en un bosque de Bavaria. Su fotografía ha pasado a la historia como un símbolo de libertad, una libertad que el joven soldado jamás disfrutó de manera plena.

Referencias:

Campos Cacho, S. 2021. En el Muro de Berlín. Espasa.

López, M. 2021. La icónica foto de la huida de un guardia a Berlín Oeste, recreada en realidad virtual. lavanguardia.com.

Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo