El bombardeo de Guernica

El 26 de abril de 1937, la población vasca de Guernica sufrió uno de los ataques aéreos más aniquiladores de la Guerra Civil.

Vista de Guernica tras el bombardeo

A la cuatro y media de la tarde de aquel 26 de abril de 1937 las campanas de Guernica anunciaron la ofensiva por aire que se les acercaba. En ese punto de la guerra, el frente del Norte estaba a tan sólo 15 kilómetros de la localidad vizcaína.

Cuando todavía repicaban las campanas del pueblo, los bombarderos alemanes e italianos aparecieron sobre el cielo de Guernica, en discutida maniobra militar que se convirtió en una de las más crueles de la Guerra Civil.

Situado en la retaguardia, Guernica no tenía defensa aérea de ningún tipo y las bombas rompedoras e incendiarias provocaron un gran incendio que destruyó la mayor parte de la ciudad.

Pese a la evidencia de la autoría, los aparatos de propaganda del bando franquista intentaron acusar al Frente Popular de haber volado voluntariamente el pueblo.

Todavía no existen pruebas de que con la destrucción de la localidad se pretendiera hacer desaparecer el símbolo de las libertades vascas.

El coronel de la legión Cóndor, Wolfram von Richthofen, diseñó el bombardeo para bloquear la retirada del ejército vasco más próximo.

Pero, las fuerzas fascistas consideraron el ataque a Guernica como un fracaso porque no consiguieron su cometido: bloquear la retirada de las tropas vascas.

Las consecuencias militares del bombardeo fueron escasas, a pesar de que el pueblo fuese sede de fábricas de interés militar, el objetivo primordial para los bombarderos era el puente que no sufrió daño alguno.

De los 4.500 habitantes que se estima que tenía Guernica, la cifra de muertos –muy difícil de determinar–, osciló entre una horquilla amplísima: entre 120 y 1.600 personas. El número inferior se basa en el número de víctimas que se pudo confirmar.

También te puede interesar:

El bombardeo sirvió de inspiración para que el pintor Pablo Picasso crease su mural Guernica, también de 80 aniversario en este año 2017.

CONTINÚA LEYENDO