Algunas formas de traspasar el Muro de Berlín

El deseo de libertad y el ingenio fueron, en muchos casos, más grandes que la altura del Muro de Berlín.

El muro de Berlín fue una estructura construida por el gobierno de la República Democrática Alemana, en el contexto de la Guerra Fría, cuyo fin era separar e impedir el paso entre las dos zonas de la ciudad (la capitalista al oeste y la comunista al este). La tensión entre ambos sectores y la salida de alrededor de 3.5 millones de personas del Berlín oriental llevaron a las autoridades soviéticas a levantar esta estructura en 1961.

Aunque comenzaría siendo una separación física bastante improvisada con sacos de arpillera y alambradas, el muro iría creciendo y fortificándose con mayor presencia de guardias, torres de vigilancia y hasta 30 búnkeres a lo largo de todo su perímetro. Debido a que esta separación dividía la ciudad según los dos sectores existentes, el muro se construyó atravesando casas y sin tener en cuenta las consecuencias para la población que, por ejemplo, viviese en un sector pero trabajase en el otro. Las circunstancias hicieron que los berlineses buscasen cualquier vía de escape para llegar al otro lado, con los riesgos que eso suponía.

 

¿Cuánta gente cruzó el Muro de Berlín?

Las cifras fluctúan según las fuentes que se consulten, pero se calcula que 75.000 personas fueron arrestadas por intentar escapar desde 1961 –año de inauguración de este oscuro símbolo del "telón de acero"–, hasta 1989, año en el que se derriba el muro de cemento que mantenía dividida la ciudad de Berlín; 200 personas resultaron heridas de bala y cerca de 250 fueron asesinadas por pretender traspasar esa frontera de cemento de Alemania del Este. Además, miles de ciudadanos fueron juzgados por ayudar a otros en su huida. Sin embargo, muchos lo consiguieron: más de 40.000 personas lograron traspasar el Muro de Berlín.

En los últimos años, probablemente animados por la desestabilización y pérdida de control de la Unión Soviética sobre los países de su zona de influencia, la cifra se disparó; en el verano de 1989 se produjo el mayor éxodo de alemanes orientales, muchos de los cuales huían aprovechando las vacaciones estivales. Desde Hungría –vía Austria– lograban salir.

 

Mil maneras de cruzar el Muro

Los berlineses agudizaron su ingenio para intentar la fuga: un hombre cruzó el Báltico con un minisubmarino y consiguió llegar a Dinamarca; un vehículo Isseta fue empleado 18 veces para transportar a fugitivos, que se escondían en el hueco de la calefacción y de la batería; un coche consiguió pasar por debajo de la barra fronteriza gracias a su pequeño tamaño; una familia utilizó un cable tendido sobre el Muro para deslizarse, y otros huyeron en un globo aerostático.

Una cadena de televisión estadounidense financió, a cambio de la exclusiva, la espectacular fuga de 29 personas bajo tierra. Otro caso significativo fue el de Klaus Brüske, que, a pesar de haber sido herido por una bala, aguantó al volante de su furgoneta hasta llegar al otro lado para poder salvar a sus compañeros.

La última víctima mortal fue Chris Geoffrey, que intentó cruzar el Muro junto a su compañero Christian Gaudian. Al atravesar una explanada previa al muro conocida como “la franja de la muerte’ fueron detectados por cuatro guardias, que abrieron fuego contra ellos. Chris Geoffrey murió nueve meses antes del derribo del Muro en 1989.

Continúa leyendo