Operación Roble: ¡al rescate del Duce!

La Operación Roble tuvo lugar en 1943, cuando diez planeadores nazis aterrizaron en el Gran Sasso, una inaccesible zona montañosa de Italia, con el objetivo de liberar a Mussolini.

Skorzeny y Mussolini, entre los rescatadores

Hitler encargó a la inteligencia alemana, la Abwehr, que localizase el paradero de Benito Mussolini, pero a la vez le confió el asunto a un hombre hasta entonces no demasiado conocido, pero que le había sido recomendado por Ernst Kaltenbrunner, director de seguridad del Reich: el hauptsturmführer –capitán– de las Waffen-SS Otto Skorzeny, un austríaco duro y de aspecto más bien siniestro, marcado por una terrorífica cicatriz que le atravesaba el lado izquierdo de la cara en diagonal, de arriba abajo, recuerdo de su entusiasmo por la esgrima.

A lo largo de los dos meses siguientes, el gobierno italiano –que seguía jugando a dos bandas con el Eje y los aliados– hizo todo lo posible por esconder a Mussolini, mientras que la Abwehr por un lado y Skorzeny por otro intentaban encontrar pistas. El Duce estuvo primero en la isla de Ponza –la Abwehr creyó tenerlo localizado en la de Elba– y luego en La Maddalena, al norte de Cerdeña, donde Skorzeny lo encontró con la ayuda del teniente Warger, que hablaba italiano (ambos disfrazados de marineros y rondando por tabernas portuarias, como en las películas de espías). Allí se planeó un primer rescate, pero en el último momento Mussolini fue trasladado de nuevo y hubo que abortar la operación.

En septiembre los alemanes tienen un golpe de suerte e interceptan una comunicación radiofónica que les desvela el paradero exacto del prisionero: el Hotel Campo Imperatore, en el macizo del Gran Sasso, en los Abruzos, un lugar de muy difícil acceso en la montaña –sólo se llegaba en funicular–, lo que convertía cualquier posible rescate en una operación muy arriesgada, si no imposible o, directamente, suicida. Mussolini se encuentra allí custodiado por doscientos carabinieri repartidos entre el hotel y la cercana estación de esquí de Assergi. Las órdenes, al parecer, son claras: bajo ningún concepto, entregarlo a los alemanes; antes, matarlo.

Después de analizar las distintas opciones –por tierra era imposible y los aviones no podían aterrizar en alta montaña–, se decidió que la única posibilidad era acceder a bordo de planeadores, que sí podrían tomar tierra.

Cuestión de vanidad

La planificación corrió por cuenta del comandante Harald Mors, que a la cabeza de una columna motorizada asaltaría la estación de Assergi para neutralizar a los soldados italianos y dejar incomunicado el hotel. Los planeadores volarían comandados por el teniente Otto von Berlepsch, pero, por decisión de Hitler, a la escuadrilla se sumó Skorzeny con varios miembros de las SS.

En teoría, Skorzeny era un mero observador, cuya única función consistía en hacerse cargo de la seguridad del Duce una vez liberado. Su carácter autoritario, su prepotencia típica de las SS y su afán de notoriedad, sin embargo, fueron fuente de conflictos desde el inicio. El primero se dio cuando obligó a quedarse en tierra a dos paracaidistas para poder incluir en la expedición a un corresponsal de guerra y un fotógrafo, lo cual apuntaba a una inquietante vanidad.

Mientras, la situación internacional se complicaba. Alemania invadió Italia inmediatamente por el norte, los aliados llegaron a tierra firme por el sur, desde Sicilia, y el país quedó sumido en la confusión y la guerra civil.

En el Hotel Imperatore, el cautivo Mussolini se debatía entre la depresión y la histeria. Por lo visto, su gran preocupación era que le entregasen a los aliados. Por eso, cuando se enteró de la firma del armisticio pensó –no muy seriamente, al parecer– en quitarse la vida. La noche anterior al rescate, el teniente Faiola –encargado de su seguridad– fue llamado con urgencia a la habitación del Duce a las tres de la madrugada y se lo encontró con una navaja de afeitar en la mano y un mínimo corte en la muñeca. Mussolini fue rápidamente disuadido de la idea, curado y mandado otra vez a la cama, a cuyo lado se quedó ya siempre alguien, no fuera a cometer alguna locura (en un curioso paralelismo histórico, su amigo Hitler también pensó en suicidarse después del fallido Putsch de Múnich de 1923 y se dejó disuadir con igual facilidad).

El 12 de septiembre se puso en marcha la Operación Roble, que incluía una originalidad más: para garantizarse la pasividad de los italianos y, sobre todo, con el objetivo de preservar la seguridad de Mussolini, los alemanes raptaron al jefe de los carabinieri, Fernando Soleti, a quien montaron también en uno de los planeadores para usarlo como escudo humano y hacer que, llegado el momento, se impusiera con su autoridad a los guardias.

Nueve de los diez planeadores aterrizaron frente al hotel sin gran dificultad –sólo uno tuvo un pequeño accidente sin mayores consecuencias– y de ellos bajaron noventa hombres que se lanzaron a tomar el edificio. Es entonces cuando tiene lugar uno de los grandes misterios de la operación: los guardias italianos que supuestamente debían matar a Mussolini lo entregaron sin oponer la menor resistencia, incluso de buena gana. Es posible que fuera el efecto sorpresa, que funcionara el recurso de llevar en primera línea de fuego al general Soleti o que hubiera un cambio de órdenes –ha habido especulaciones para todos los gustos–, pero el rescate se llevó a cabo con éxito, en menos de una hora, sin víctimas y sin necesidad de disparar un solo tiro. Es más, las dos ametralladoras que tenían que estar en el tejado del hotel para hacerlo inexpugnable se encontraban guardadas bajo llave. ¿Por qué? Nadie ha sido capaz de explicarlo.

También, en contra de lo previsto, el aparato de Skorzeny consiguió aterrizar el primero (según Mors, Skorzeny obligó al piloto a bajar en picado para llegar antes que los demás y provocó así el accidente del otro planeador). Esto le permitió tomar la iniciativa, entrar en el hotel y presentarse como el rescatador de Mussolini, tanto en el momento como para la posteridad. Fue entonces cuando el Duce pronunció unas palabras para la Historia: “¡Sabía que el Führer no me abandonaría!”.

Más información sobre el tema en el artículo Misión: salvar al Duce, escrito por Rodrigo Brunori. Aparece en el último monográfico de MUY HISTORIA, dedicado a ¿Héroes o locos? Kamikazes y otras misiones suicidas de la II Guerra Mundial.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Historia en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

CONTINÚA LEYENDO

COMENTARIOS