‘The Crown’ sube la apuesta con Diana de Gales y Margaret Thatcher

La exitosa serie ‘The Crown’ estrenó su cuarta temporada en noviembre de 2020 e incorporó a los personajes de Margaret Thatcher y Diana de Gales.

Con 70 galardones y nominaciones, un reparto plagado de actores seductores a la par que encantadores y una trama basada en hechos reales que atrapa con sus tensas pero sutiles discusiones sobre política y monarquía, The Crown es una de las grandes series de esta última década. El 15 de noviembre de 2020 Netflix lanzó la cuarta temporada  de este biopic sobre Isabel II y lo hizo con dos nuevas incorporaciones que prometían aportar drama, confrontación y mano dura (de hierro) a la trama, y vaya si lo hicieron. Entraban en escena la princesa Diana de Gales y la conservadora Margaret Thatcher.

Margaret Thatcher
Gillian Anderson como Margaret Thatcher en 'The Crown'. Imagen: The Crown.

 

Siguiendo una linealidad temporal, The Crown nos ha mostrado el crecimiento personal y la madurez de Isabel II (interpretada por Claire Foy primero y la genial Olivia Colman a partir de la temporada 3) a lo largo de los años, desde sus últimos momentos como princesa hasta las muchas y variadas crisis a las que la monarquía británica, tal vez la más famosa del mundo, ha tenido que enfrentarse. Con la temporada cuatro nos adentramos en la década de los 80 y la presencia de la primera mujer que llegó a primera ministro en Gran Bretaña (interpretada por Gillian Anderson) y la princesa del pueblo que conquistó el corazón de los británicos (Emma Corrin) han ofrecido una de las temporadas más agitadas e interesantes de la serie.

La reina no podía ni ver a la primera ministra. Se dice que al poco aprecio que la señora Thatcher sentía por las de su mismo sexo se añadía una animadversión sincera y total entre ellas, una incompatibilidad que nacía en lo más profundo de su ser y las llevaba a evitarse siempre que fuera posible. El gobierno de Margaret Thatcher y su severo conservadurismo radical provocaría no poca agitación en el país y, como ya hemos visto antes en la serie, lo que pasa en Gran Bretaña también pasa en Buckingham Palace.

Lady Di The Crown
Emma Corrin como Diana de Gales en 'The Crown'. Imagen: The Crown.

 

Puede que el otro caso sea todavía más conocido y eso, en lugar de quitarle morbo o interés, lo convierte en el plato fuerte que muchos espectadores llevaban esperando desde que leyeron la sinopsis de la serie. La relación entre el príncipe Carlos, heredero al trono, y la joven Diana fue un bombazo mediático desde su comienzo y con más motivos a partir de la boda, que fue seguida por los británicos como uno de los grandes eventos del siglo XX. El problema llegó cuando, una vez casados, la relación de Diana y el príncipe se deterioró rápidamente y ella acabó por distanciarse del firme protocolo real, aireando lo que podrían ser considerados los trapos sucios de Buckingham y convirtiéndose, a ojos de Isabel II, en uno de los mayores peligros para la Casa Real británica.

Con otras dos temporadas confirmadas, The Crown se acerca al presente a pasos agigantados y se enfrenta a algunos de los momentos y pasajes más turbulentos del largo (larguísimo) reinado de Isabel II. ¿Qué nos aguardará en estas nuevas temporadas? ¿Llegaremos a ver a la reina, la princesa y la primera ministra ponerse los guantes para solucionar sus problemas en el ring? Ya queda poco para descubrirlo.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.

Continúa leyendo