Así cambió el diseño de la Estatua de la Libertad respecto a los planos

El descubrimiento de unos planos de Gustave Eiffel demuestra que el diseño del ingeniero fue modificado por motivos estéticos.

Estatua de la Libertad
Imagen: iStock Photos.

La hemos visto en infinidad de películas y series, da la bienvenida a los barcos que llegan a Nueva York y es el foco de atención de millones de turistas cada año. La Estatua de la Libertad es uno de los monumentos más conocidos de todo el mundo tanto por su lugar privilegiado en esa bahía frente a la Gran Manzana como por su historia antigua y reciente. Pero hasta las viejas estrellas pueden seguir sorprendiendo. El análisis de unos planos originales de la estatua apuntan a que su diseño sufrió algunas modificaciones.

Según informa Smithsonian magazine, todo comenzó en una subasta realizada en París en 2018. Barry Lawrence Rudeman, un coleccionista de mapas de California, compró una carpeta con papeles personales de Gustave Eiffel que fue el ingeniero al que se encargó supervisar los aspectos estructurales del diseño. Entre los documentos, de los cuales algunos tuvieron que ser tratados por un conservador debido a su mal estado y fragilidad, se encontraron planos originales de la Estatua de la Libertad con anotaciones y cálculos del propio Eiffel. Aparte de la importancia histórica que estos documentos tienen (las otras copias que se conservan están guardadas en la Biblioteca el Congreso de los Estados Unidos y en una colección privada en Francia) lo más llamativo es que los planos mostraban alteraciones entre el diseño y la escultura localizadas en el brazo derecho de la estatua, el que se encuentra en alto y sujeta la antorcha.

La bahía de Nueva York sufre frecuentes ráfagas de fuertes vientos, por lo que los promotores del proyecto decidieron contar con la ayuda de Gustave Eiffel (sí, el de la torre) para supervisar que la Estatua de la Libertad estuviera preparada para resistir las inclemencias climatológicas de su lugar de destino. Dado que el brazo en alto es la parte más expuesta y frágil del diseño, Eiffel decidió hacerlo más robusto y estirado, en una posición más vertical de lo que conocemos actualmente. Sin embargo parece que el escultor, Frédéric-Auguste Bartholdi, decidió primar lo estético a la funcionalidad y cambió el diseño de Eiffel para que fuera más atractivo visualmente, pero consecuentemente más frágil. Las correcciones están realizadas con tinta roja sobre los propios apuntes de Eiffel y están a fecha del 28 de julio de 1882, cuando la estatua ya estaba en construcción. El ingeniero había aceptado otros trabajos y dejó a uno de sus asistentes supervisando la construcción de la Estatua de la Libertad, situación que tal vez empujó a Bartholdi a cambiar los planos.

A pesar de que la estatua ha aguantado bien desde entonces, el desoír los consejos y conocimientos de Eiffel ha hecho que el deterioro de la estructura sea más rápido de lo previsto. En la década de los 80 fueron muchos los ingenieros que propusieron fortalecer la estructura del brazo pero todos fueron rechazados ya que grupos preservacionistas defendían el respetar la visión original de Bartholdi. En la actualidad, los vientos de 80 km/h o más hacen que la Estatua de la Libertad se balancee una media de 7,6 centímetros y la antorcha hasta 15,2 centímetros.

Planos Estatua de la Libertad
Planos originales de la Estatua de la Libertad con anotaciones de Gustave Eiffel. Imagen: Barry Lawrence Ruderman Antique Maps Inc.

 

Un regalo transoceánico

La Estatua de la Libertad fue inaugurada oficialmente  en 1886. Situada en Liberty Island, frente a la ciudad de Nueva York, fue un regalo del gobierno francés para celebrar el fin de la esclavitud en su vecino de ultramar.  Según el National Park Service (NPS), la idea de la estatua fue concebida por el poeta francés Édouard de Laboulaye, quien conocía muy de cerca el país estadounidense y había defendido la causa abolicionista. Tras el final de la Guerra de Secesión, Laboulaye se reunió con otros abolicionistas y promovieron una comisión para crear este inmenso regalo, cuyo diseño basado en una diosa romana recayó sobre el ya mencionado escultor Bartholdi.

Tras su instalación, la Estatua de la Libertad pasó a ser un símbolo y una aspiración para todos los inmigrantes europeos que viajaban al nuevo mundo buscando una vida mejor y que lo primero que veían era su resplandeciente antorcha dándole la bienvenida al llamado “país de las oportunidades”. Este simbolismo se hizo tan potente que en 1903 instalaron una placa dentro de la estatua en el que se puede leer este fragmento extraído del poema de Emma Lazarus: “Dadme a vuestros rendidos, a vuestros pobres, a vuestras masas hacinadas anhelando respirar en libertad”.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.

Continúa leyendo