10 datos curiosos sobre la mítica 'Casablanca' (1942)

75 años después, sigue figurando en todos los 'rankings' como uno de los grandes títulos de la Historia del Cine. La fórmula: amor, acción, política y exotismo.

Casablanca

1. FECHAS DE ESTRENO CON HISTORIA. La première del film en Nueva York fue el 26 de noviembre de 1942: se buscaba aprovechar la reciente ocupación de Casablanca por los aliados en la ofensiva del norte de África. Para el estreno general, también se buscó un día señalado: el 23 de enero de 1943, en plena Conferencia de Casablanca (14-24 de enero) entre Roosevelt y Churchill.

 

2. UN CLÁSICO EN EL QUE NADIE CREÍA. Warner Bros, la productora, mandó reescribir el guión varias veces: los lectores del estudio lo habían calificado de "tratamiento mediocre del tema antinazi". Más tarde, durante el rodaje, actores y técnicos seguían hablando de lo malo que era el guión. De hecho, la película no tuvo éxito al principio y las críticas fueron en general poco halagüeñas.

 

3. ÉXITO EN LOS OSCAR. Sin embargo, en 1943 la película obtuvo nada menos que ocho nominaciones a los Oscar y se llevó los tres grandes: Mejor Película, Mejor Director (Michael Curtiz) y Mejor Guión. Se quedaron sin estatuilla Bogart como protagonista, Claude Rains como secundario y la fotografía, el montaje y la música.

 

4. CENSURA FRANQUISTA. En España, la cinta no se estrenó hasta 1946, una vez acabada la II Guerra Mundial. Y, por supuesto, el doblaje eliminó la referencia a que Rick (Humphrey Bogart) había luchado en la Guerra Civil española en el bando republicano. Eso sí, la icónica escena de La Marsellesa se mantuvo, pero cortada.

 

5. BROMAS DE LOS GUIONISTAS. Los principales fueron los gemelos Julius y Philip Epstein, muy aficionados a los chascarrillos. Así, llamaron a varios personajes con nombres de coches (el capitán Renault, el señor Ferrari) y la mítica frase final ("¡Arresten a los sospechosos habituales!") era un sarcasmo sobre su "culpabilidad" en un guión que ellos mismos consideraban disparatado. 

 

6. ¿SABES TOCAR, SAM? El actor Dooley Wilson, el célebre Sam, era en realidad batería de jazz y no sabía tocar el piano; lo simuló mientras, detrás de una cortina, tocaba el verdadero pianista. Y otra curiosidad es que Max Steiner, autor de la banda sonora, aborrecía la canción As time goes by (Herman Hupfeld), que le fue impuesta por la Warner y se convirtió en uno de los grandes hits del siglo XX. 

 

7. INGRID & BOGIE, PAREJA DISPAR. Ella fue contratada por indicación de los Epstein, que dijeron que hacía falta "una actriz extranjera y misteriosa"; él era un actor a sueldo del estudio. El film los lanzó al estrellato como pareja romántica. Sin embargo, pese a los celos de la mujer de Bogart, Mayo Methot, apenas se hablaron durante el rodaje. Además, la diferencia de estatura entre ambos (ella era más alta) obligó a usar muchos trucos: plataformas, cojines, alzas...

 

8. AMÉRICA PARA LOS... EXTRANJEROS. El clásico por excelencia del cine de Hollywood sólo tiene en el reparto principal a tres actores nacidos en EE UU: Bogart, Wilson y Joy Page. El resto: suecos (Ingrid Bergman), ingleses (Claude Rains, Sydney Greenstreet), austríacos (Paul Henreid, Peter Lorre), alemanes (Conrad Veidt), franceses (Marcel Dalio, Madeleine Lebeau)...

 

9. JUDÍOS HACIENDO DE NAZIS. Para más inri, los que interpretan a los nazis en el film, empezando por Veidt (el malvado mayor Strasser), eran o judíos o antinazis alemanes que habían huido del Holocausto. Por eso, la escena de La Marsellesa requirió numerosas tomas: a muchos de ellos se les saltaban las lágrimas.

 

10. ¡ROYALTIES PARA HITLER! Otra curiosidad relacionada con esa mítica escena es que los alemanes iban a cantar en ella, en principio, La canción de Horst Wessel, himno oficioso del Partido Nazi. Pero hubo de cambiarse por otro tema, porque estaba sujeta a copyright y se podría haber dado la demencial paradoja de que la Warner fuera demandada por los nazis ¡o tuviera que pagarles royalties!

 

CONTINÚA LEYENDO