Los humanos del Paleolítico dibujaban mapas y dominaban la perspectiva

Elena Sanz
Ver galería 10 sitios fósiles Patrimonio de la Humanidad

abauntzEn la cueva de Abauntz, en Navarra, se encuentra un mapa calificado como el más antiguo de Europa Occidental. Data de hace 13.600 años, de la época del Paleolítico, está grabado en una piedra de piedra de de 17,5 centímetros de longitud y 10 de anchura, y muestra como por entonces los seres humanos ya sabían plasmar elementos que daban sensación de profundidad, a través de figuras como animales, montañas o ríos.

El mapa fue descubierto hace más de una década por investigadores del Grupo Primeros Pobladores del Valle del Ebro de la Universidad de Zaragoza, que dirige Pilar Utrilla. La investigadora asegura que a día de hoy todavía siguen siendo una incógnita estos trazos o incisiones y hay muchas preguntas todavía pendientes por contestar: ¿qué desea realmente señalar el hombre que realizó estas incisiones? ¿qué significan los puntos u ojivas que aparecen en el trazado? "Estamos esperando a aplicar las nuevas tecnologías como el escáner 3D para ver con nitidez nuevos surcos y para intentar medir la profundidad de las marcas", precisa Utrilla, asegurando que el conocimiento que disponen actualmente es que "no sólo es un relato de caza". "El autor, que estaba frente a la cueva, tal vez en un puesto de ojeo, parece tener interés por explicar un hecho, como una escena de berrea o dónde se hallan las mejores localizaciones de caza", añade Utrilla en declaraciones a Aragón Investiga.

Desde el Paleolítico son manifiestas las capacidades que el hombre tenía para reproducir imágenes en movimiento y conceptos abstractos. En diversas excavaciones de esta época situadas en otros enclaves se ha descubierto "cómo en ese tiempo el hombre practicaba sombras chinescas en las cuevas", explica Utrilla, como se puede comprobar en un bisonte erguido proyectado en una pared de la cueva del Castillo (Santander) a través de la sombra de una estalagmita tallada en forma de bisonte al que se le han añadido las patas pintadas en la pared para completar la figura. También se ha demostrado que era capaz de reproducir el movimiento de un caballo en el proceso de montar a una yegua, como se encontró en Ribeira do Piscos, Foz Coa, Portugal. Y en Abauntz, "las cabras más próximas son realistas mientras que las lejanas del monte de enfrente son más pequeñas y esquemáticas", lo que revela un gran dominio de la perspectiva.

Etiquetas: Arte prehistórico, Arte rupestre, Paleolítico

COMENTARIOS