Bestario prehistórico en una gruta francesa

Lascaux se reveló como uno de los testimonios más extraordinarios del arte rupestre, con pinturas datadas entre 20.600 y 20.900 años atrás.

Ciervos de la cueva de Lascaux
Ver galería 10 sitios fósiles Patrimonio de la Humanidad

Una amplia muestra del arte rupestre y paleolítico en forma de bestiario domina las paredes de las siete galerías de la gruta de Lascaux, en el sur de Francia.

En el suroeste de Francia, en el valle de la Vézère, dentro de la comuna de Montignac (Dordoña), cuatro adolescentes descubrieron en 1940 una cueva prehistórica en la que hallaron pinturas rupestres de gran valor.

Después de la II Guerra Mundial, fue abierta al público pero el dióxido de carbono producido por los 1.200 visitantes que la cueva recibía al día la dañó visiblemente por lo que se decidió su cierre al público en 1963, para así preservar el arte. Después del cierre, las pinturas fueron restauradas a su estado original y actualmente se está realizando un seguimiento diario.

En la cueva priman las representaciones de animales (hay cerca de seiscientas). La del caballo es la más repetida, seguida de la del uro, el ciervo, la vaca, el toro y el bisonte, entre otras bestias habituales por aquel entonces.

Todas y cada una de las obras de la cueva son de una calidad indiscutible, más si se tiene en cuenta la simplicidad de las técnicas empleadas. Por otro lado, la paleta de colores es limitada: negro, marrón, rojo y amarillo, siendo todos ellos pigmentos de origen mineral.

Debido a la presencia del hombre en la cueva, se ha alterado el orden, apareciendo así multitud de bacterias agresivas para estas pinturas, teniendo que cerrar la cueva en varias ocasiones al público, y en la actualidad se encuentra cerrada.

A fin de compensar el perjuicio causado por el cierre a los visitantes de la cueva de Lascaux, las autoridades responsables proyectaron realizar una copia del tamaño natural de este santuario paleolítico, al igual que con la cueva de Altamira. En el mes de marzo de 1980, la Administración Departamental del Turismo de Dordoña fue encargada del proyecto y decidió reproducir los dos sectores más representativos del sitio: la Sala de los Toros y el Divertículo Axial.

Situada a doscientos metros de la original hay una réplica de esta cueva prehistórica, puede ser visitada desde su inauguración en diciembre de 2016.

Esta recreación de la cueva fue llamada Lascaux II y es una perfecta reconstitucción de la original: mismas pinturas, mismas técnicas y mismos pigmentos para conseguir el parecido más cercano a las pinturas reales.

Etiquetas: Arte rupestre, Francia, Prehistoria

COMENTARIOS