Shakespeare y Cervantes: ¿se conocieron?

¿Llegaron a coincidir físicamente en la misma ciudad?

Muy Historia
Shakespeare y Cervantes

En caso de que ambos escritores se hubieran reunido, cabe preguntarse, como hace el profesor Zenón Luis Martínez: “¿En qué lengua habrían hablado? Ninguno conocía la del otro y tampoco tendrían noticias mutuas sobre sus respectivas obras”. La circunstancia, sin embargo, ha dado pie a fabular sobre qué habría ocurrido. Lo han hecho escritores como Anthony Burgess (el autor de La naranja mecánica), quien en 1989 publicó el cuento y obra teatral radiofónica Encuentro en Valladolid, en el que se imagina a los dos incapaces de comunicarse directamente y enfrentados por la incomprensión del universo cultural del otro. “Nosotros los vemos hoy muy cercanos porque sabemos que son maestros de la literatura universal y buscamos los paralelismos, pero su visión del mundo debió de ser completamente distinta”, opina el profesor de la Universidad de Huelva.

 En cualquier caso, lo que sí es incontrovertible es que aquellos “luteranos” que anduvieron por la Valladolid de 1605 tuvieron contacto con la obra del Quijote: existe el registro de que uno de los entretenimientos que se les ofreció a los ingleses fue una procesión cómica, una pantomima, que incluía entre sus integrantes nada menos que a los propios Don Quijote y Sancho Panza; tal era ya por entonces la popularidad de los personajes cervantinos en todo el país. El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha había sido publicado tan sólo unos meses antes, en enero de 1605, pero su éxito fue inmediato.

De hecho, los estudiosos de la época creen que los primeros ejemplares del Quijote que viajaron a Inglaterra fueron llevados consigo por estos embajadores en sus baúles de regreso a Londres. Y es que tan sólo dos años despúes ya se registran referencias en la literatura inglesa a algunos de los temas y lances más característicos de la novela. El primero en hacerlo fue George Wilkins en 1607: en su obra The Miseries of Inforst Marriage (Las miserias de un matrimonio concertado), uno de los personajes declama: “Muchacho, sostén bien esa antorcha, que ahora ya estoy armado para combatir un molino de viento”.

El hecho de que Wilkins conociera tan tempranamente el Quijote y sus escenas clave lleva a establecer nuevas y jugosas conexiones entre nuestros protagonistas, porque fue uno de los probables colaboradores de Shakespeare. Hoy se cree que se repartieron la escritura de la pieza dramática Pericles, príncipe de Tiro y que debían de tratarse bastante, ya que ambos fueron citados como testigos en un juicio por una dote impagada por el casero del bardo.

Más información sobre el tema en el artículo Cuando Shakespeare se encontró a Cervantes, escrito por José Ángel Martos. Aparece en el último monográfico de MUY HISTORIA, dedicado a El mundo de Cervantes. 

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@gyj.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

 

Etiquetas: Literatura, Miguel de Cervantes, Personajes famosos

COMENTARIOS