Sevilla, ciudad inspiradora de Cervantes

Cervantes tuvo importantes vínculos con Sevilla a lo largo de su vida y en sus obras recrea espacios de la ciudad a finales del siglo XVI.

Plaza de la Virgen de los Reyes

En las villas y ciudades por las que el genial escritor transitó a lo largo de su vida –muchas de las cuales aparecen recreadas en sus obras–, se han trazado itinerarios literarios.

Para descubrir los escenarios literarios y rememorar el pasado de la Sevilla picaresca de Cervantes, empezaremos nuestro paseo por el barrio de Triana, donde el escritor situaría diferentes episodios de su novela ejemplar Rinconete y Cortadillo; por ejemplo, en la calle Betis, en el antiguo puerto de pescadores. Cruzaremos el puente hacia el barrio del Arenal, que en el siglo XVI era un lugar de intercambio de mercancías del puerto y la ciudad.

Por la calle Adriano llegaremos al antiguo barrio del Baratillo, donde se instalaba una especie de mercado, conocido como "malbaratillo", que es mencionado en la obra cervantina. Y desde allí seguiremos hasta la plaza de San Francisco, esquina con la calle Sierpes, lugar donde se encontraba la Cárcel Real en la que Cervantes estuvo preso entre septiembre y diciembre de 1597 (se cree que allí gestó su obra maestra, el Quijote).

Volveremos por la calle Álvarez Quintero, donde se encuentra la taberna Las Escobas, cuyo origen se remonta a 1386 y que hoy día se mantiene abierta al público. La frecuentaron numerosos literatos: Cervantes, Lope de Vega, Lope de Rueda, Bécquer, Dumas, Lord Byron, etc.

Desde las Gradas de la Catedral, lugar de contratación en la Sevilla renacentista nombrado en Rinconete y Cortadillo, acabaremos nuestro recorrido en la cercana plaza de la Virgen de los Reyes, donde estaba el Corral de los Olmos, mencionado por Cervantes en la comedia El rufián dichoso.

Etiquetas: España, Literatura, Siglos de Oro, escritores

COMENTARIOS