La oscura y triste historia de los Castrati

Su historia es bastante oscura y triste. Hablamos de los castrati. Origen, época 'dorada' y fin de esta salvaje tradición.

castrati

 Su historia es bastante oscura y triste. Los castrati, “castrato” en singular (proveniente del italiano, que significa castrado), eran niños cantores sometidos a la operación de castración (en la que se eliminan los testículos para no producir hormonas sexuales masculinas) para conseguir que estos  conservaran su voz aguda a la hora de entonar melodías.

A pesar de que la época “dorada” de los castrati fue hacia el S.XVII gracias al tremendo éxito por toda Europa de la ópera y sus protagonistas, la castración debida a fines artísticos se remonta incluso al año 400 d.C. Esta fecha es la que se considera como punto de origen de la castración con la idea de fomentar voces delicadas como la de una mujer con la presencia física de un hombre. De hecho, los eunucos hacían las veces de animadores de emperadores y emperatrices del antiguo Imperio Romano gracias a sus delicadas voces producto de tal inutilización de los aparatos genitales.

El castrado con motivos musicales continuó practicándose hasta principios del siglo XI. En este momento y debido a la Cuarta Cruzada, no se vuelve a saber nada de los castrati hasta el siglo XVI. Como el propio Papa había prohibido la presencia de artistas o cantantes femeninas en las iglesias o escenarios, la moda de los castrati volvió a resurgir con más fuerza con el aumento del interés del público por la ópera.  Así, los niños eran operados entre los 8 y los 12 años -normalmente por un barbero que los drogaba con opio para que sintieran menos el dolor de la incisión- y posteriormente educados en formación musical.

Según los registros que se conservan del S.XVII, en esta época se castraban una media de 4.000 niños por año de los que tan solo uno conseguía llegar a la fama y convertirse en una auténtica estrella. Muchos de estos niños pertenecían a familias con pocos recursos económicos. De entre los castrati más famosos podemos citar a Farinelli, Baldassarre Ferri, Giacomo Casanova o Alessandro Moreschi, L’angelo di Roma, considerado el último castrato (del que se conserva un documento de audio único con esta tesitura de voz).

Para aquellos que conseguían desarrollar un pene adulto -solo si habían sido operados después de cumplir 10 años-, su falta de sensibilidad en los encuentros sexuales y, por tanto, la posibilidad de una erección más larga,  los convirtió en codiciados amantes de la nobleza, tanto para solteras como para casadas.

El fin de esta desafortunada tradición llega con el Papa Pío X cuando en 1903 prohíbe la práctica de la castración por considerarla “una abominable costumbre contra la naturaleza humana”. Con ello, las mujeres también se incorporaron a la escena musical por lo que su presencia comenzó a diluirse poco a poco.

Lejos de esta salvaje práctica, los contratenores actuales consiguen la misma tonalidad aguda, femenina y delicada gracias a una técnica natural y a su particular desarrollo del aparato fonador.

Etiquetas: Curiosidades, Edad Media, Medievo, música

COMENTARIOS