Perros que cobraban una soldada

Cuentan las crónicas que los conquistadores echaban los perros a los indios para distinguir si eran mansos o rebeldes.

Tello mañueco / S. M.
Perros que cobraban una soldada

Curiosamente, los perros fueron una de las armas más efectivas en la conquista de América. Antes de la llegada de los españoles, los indígenas sólo conocían una especie de can pequeño y gordo, que no ladraba ni atacaba y les servía de comida.

Los conquistadores españoles llevaron unos perros, embarcados en las expediciones generalmente desde Canarias, que colocaban a la vanguardia para detectar al enemigo y evitar emboscadas. A menudo los canes eran azuzados contra los nativos para causar pánico y provocar desbandadas, y en no pocas ocasiones fueron empleados para torturarlos.

Núñez de Balboa echó a los perros hambrientos al cacique de Pacra y a tres nativos más por practicar la sodomía.

Hubo otros conquistadores, como el nefasto Juan de Ayora, que lo hacía simplemente por divertimento como lo denuncia su compañero de armas, el cronista Fernández de Oviedo. Los enormes alanos, nombre genérico por el que se conocía a estos canes, tenían una mezcla de dogo y mastín.

Fueron descritos de manera muy elocuente por fray Bernardino de Sahagún: “Los indios eran devorados por enormes perros de orejas cortadas, ojos inyectados en sangre y enormes bocas con dientes en forma de cuchillas”.

Vargas Machuca relata en su obra que los indios temían más a los perros que a los caballos o a las armas de fuego. Bartolomé Colón fue el primero en utilizarlos en masa, en 1495, y se convirtieron en un arma habitual en toda hueste, siendo sus dueños compensados por estos servicios.

En las Antillas se hizo famoso Becerrillo, un perro que era tan apreciado por su ferocidad, que se le daba doble ración y su amo recibía un sueldo por el trabajo del can. Murió a causa de una flecha envenenada que le dispararon los indios caribes.

Fue también célebre Leoncillo, el perro de Vasco Núñez de Balboa, cuyos servicios proporcionaban al dueño la soldada de un ballestero, lo que da idea de la importancia de este animal en la conquista.

Etiquetas: Curiosidades, Descubridores, Historia

COMENTARIOS