Nebrija, la primera gramática del español

El 18 de agosto de 1492 se publicó la Gramática Castellana de Antonio de Nebrija, el primer estudio de nuestra lengua y sus reglas.

Nebrija
Ver test ¿Cuánto sabes sobre Cervantes?

Antonio Martínez de Cala y Xarava (Lebrija, Sevilla, 1441-Alcalá de Henares, 1522), conocido como Antonio de Nebrija (nombre original de su localidad natal), fue uno de los más importantes humanistas españoles herederos del Renacimiento. El destacado lugar que ocupa en la Historia de nuestra lengua se debe a que es el autor de la primera gramática castellana, dada a la imprenta en 1492, así como de varios diccionarios latín-español. Nebrija, además, fue historiador, pedagogo -en la miniatura que ilustra este artículo se le muestra impartiendo una clase de gramática ante el mecenas Juan de Zúñiga-, astrónomo y poeta.

En su formación fue decisivo su viaje a Italia, cuando contaba 19 años, para estudiar teología en Bolonia, gracias a una beca del obispado de Córdoba. Allí, durante una década, estuvo en contacto con las nuevas corrientes humanistas y desarrolló su pasión filológica. Además, Nebrija tuvo un papel crucial en la implantación de la imprenta en España, concretamente en Salamanca: el segundo libro que se publicó en esta ciudad fueron sus Introductiones y tanto su hijo como su nieto se hicieron impresores. La mayoría de los incunables publicados en Salamanca en el siglo XV fueron de Nebrija o de autores de su círculo. Y allí se editó, el 18 de agosto de 1492, su obra fundamental, la Gramática Castellana.

Este texto es la primera obra de la Historia dedicada al estudio de la lengua castellana y sus reglas; más aún, se trata del primer libro impreso que se centra en estudiar una lengua romance, pues antes sólo habían sido publicados tratados sobre la lengua latina (por ejemplo, el Tratado sobre gramática latina de Lorenzo Valla, en 1471). A partir de Nebrija, la gramática sería considerada la disciplina que estudia las reglas de una lengua hasta el advenimiento de la lingüística como ciencia en el siglo XIX. La publicación de esta obra supuso además una herramienta de primer orden para la difusión del idioma español, puesto que coincidió en el tiempo con la llegada de Colón a América en 1492. Asimismo, los autores de gramáticas posteriores tomaron la de Nebrija como modelo en materia ortográfica.

El filólogo sevillano dividió su Gramática en cuatro apartados: ortografía; prosodia y sílaba; etimología y dicción, y sintaxis. Esta división perduraría hasta el siglo XIX, lo mismo que otra distinción nebrijana: aquella que considera que las partes de la oración son nombre, pronombre, artículo, verbo, participio, preposición, adverbio y conjunción. Nebrija consideraba el latín como la lengua superior y, por ello, cuanto más se acercase una lengua al latín, más perfecta sería. Por eso, su Gramática es un tratado a la manera latina. Pero entre sus intuiciones geniales estuvo el cifrar el origen de la lengua castellana en un latín corrompido por los godos e influido por otras lenguas.

Etiquetas: Ciencia, España, Personajes famosos, Renacimiento, cultura, lenguaje, palabras

COMENTARIOS