¿Tan mal comía Oliver Twist?

Elena Sanz

oliver-twistPediatras y nutricionistas del Hospital General Northampton (Reino Unido), en colaboración con investigadores del Centro de Historia de la Medicina de Birminghan, han comparado la dieta que tomaba Oliver Twist, el famoso huérfano que dio nombre a una de las novelas más populares de Charles Dickens, con la que figura en otros documentos de la Inglaterra victoriana en la que se desarrolla la historia. Y han llegado a la conclusión de que la alimentación que reflejaba el novelista británico en su obra no se corresponde con la que realmente recibían los huérfanos de la época.

Según las palabras del propio Oliver Twist, su alimentación consistía en "tres pequeñas raciones de gachas diarias, con una cebolla dos veces por semana y medio panecillo los domingos". Desde el punto de vista nutricional,aseguran los investigadores en el último número de la revista British Medical Journal, esta dieta sería insuficiente para un niño de nueve años y le causaría anemia, escorbuto y otras patologías asociadas a la falta de vitaminas. Sin embargo, otros documentos históricos apuntan a que la descripción de Dickens no se ajustaba en la realidad.

Concretamente, ateniéndose a los datos que figuran en la descripción del dietario de los orfanatos recogida por el doctor Jonathan Pereira en 1843, el pequeño Oliver habría ingerido 1,76 litros de gachas al día, con al menos 100 gramos de harina de avena de buena calidad. Además, Pereira documenta que los orfanatos recibían carne de ternera y cordero  para sus huéspedes todas las semanas. A la vista de los datos históricos, los investigadores concluyen que los dietistas actuales aprobarían la comida servida en los orfanatos victorianos.

No obstante, puntualizan que sus conclusiones serían válidas teniendo en cuenta las necesidades nutricionales de un niño actual. Los niños contemporáneos de Oliver Twist eran más bajos y delgados que los del siglo XXI, pero también mucho más activos, por lo que posiblemente consumían mucha más energía en condiciones normales.

 

 

Etiquetas: Curiosidades, Medicina

COMENTARIOS