María Pita, una heroína de armas tomar

El 4 de mayo de 1589, la Invencible Inglesa con el pirata Drake a la cabeza inició su ataque a A Coruña, defendida por aguerridas mujeres como María Pita.

Castillo coruñés de San Antón
Ver galería 12 batallas de cine

A pesar de la escasez de datos sobre la vida de la coruñesa María Pita, lo que siempre dio lugar a múltiples especulaciones, algunas investigaciones han dado a conocer detalles de su vida familiar y sus orígenes.

Así, se sabe que su nacimiento se produjo alrededor de 1556, y que trabajaba ayudando en el negocio de sus padres, propietarios de una tienda.

Su gran contribución a la historia, por la que sería recordada para siempre, tuvo lugar en el año 1589. Fue entonces cuando Sir Francis Drake, –corsario de la marina británica que tras participar en la victoria contra la Armada Invencible, fue a Portugal para liderar una rebelión contra Felipe II y de paso saqueó A Coruña–, asedió A Coruña como castigo por su apoyo a la Armada Invencible, enviada un año antes por el Rey español contra Inglaterra.

Tras largos días de lucha feroz y fuego intenso, la población se refugia y ofrece resistencia tras los muros de la Ciudad Vieja.

Mujeres y niños colaboran tanto como hombres, utilizando cualquier objeto para cerrar los boquetes y resistir, pero el enemigo consigue finalmente abrir una gran brecha de acceso en la muralla y es entonces cuando María Pita derriba y mata al alférez inglés arrebatándole su bandera.

Se dice que este hecho se llevó a cabo al grito de "quien tenga honra, que me siga", lo que desmoralizó a la tropa inglesa y provocó la retirada, de, nada más y nada menos, 20.000 ingleses.

Una vez acabada la batalla, ayudó a recoger los cadáveres y a cuidar a los heridos.

 

En 1581 contrajo matrimonio por primera vez, lo que repetiría hasta en tres ocasiones más, quedando viuda en todas ellas. Sus cuatro maridos le dejaron cuatro hijos, y cuentan que no contrajo matrimonio una quinta vez porque así se lo exigió en testamento su último marido.

Al enviudar por última vez, el rey Felipe II le concedió una pensión que equivalía al sueldo de un alférez más cinco escudos mensuales y le concedió un permiso de exportación de mulas de España a Portugal.

Etiquetas: Guerras, Militares, Mujeres, Piratas

COMENTARIOS