Localizan en Hungría la tumba donde se enterró el corazón de Solimán El Magnífico

Un grupo de investigadores húngaros de la Universidad de Pécs afirma haber localizado la tumba con los órganos del Gran Sultán.

Solimán

 

En septiembre de 1566, Solimán el Magnífico moría en su tienda de campaña durante el asedio del castillo húngaro de Szigetvár. El sultán había llegado hasta allí acompañado por 100.000 soldados en su camino hacia Viena, capital del imperio Austro-Húngaro.

 

Su cuerpo fue llevado a Constantinopla, pero según la leyenda su corazón y el resto de órganos fueron enterrados en Hungría, y durante años se han estado buscando en archivos y bajo tierra. Ahora parece que los preciados restos han sido localizados por investigadores húngaros, según afirma el historiador Norbert Papanicolau, jefe del departamento de Geografía Política, Regional y Estudios del Desarrollo de la Universidad de Pécs.

 

Tanto los objetos hallados en la tumba como los adornos de la pared coinciden con los de su mausoleo en Estambul y su emplazamiento encaja con los dibujos históricos. Este sepulcro, además, se encuentra en el antiguo asentamiento otomano de Turbek, que fue destruido hacia 1680.

 

A pesar de que se necesitan más excavaciones que corroboren el hallazgo, Norbert Papanicolau parece seguro de lo que su equipo, que lleva trabajando en la zona desde octubre, ha descubierto: “Puede apostar a que es [la tumba], es casi seguro”.

 

Habrá que esperar hasta abril, cuando se retomen los trabajos arqueológicos en la zona, para conocer más detalles del extraordinario hallazgo de la tumba del sultán más importante de la Historia.

Etiquetas: Arqueología, Castillos, Europa, Historia, Imperio Otomano

COMENTARIOS