Leonardo como científico

Detrás de cada acto de su vida, hasta el más cotidiano (como observar el vuelo de un pájaro) buscaba una explicación física, matemática o de otra índole. No siempre acertó, pero sí muchas otras. Y con siglos de adelanto.

Muy Historia
Leonardo Da Vinci

Durante el invierno de 1507 a 1508, Leonardo realizó una disección post mórtem de un anciano centenario en el hospital de Santa Maria Nuova de Florencia. Esto marcó el inicio de cinco años de intensa investigación anatómica. Atribuyó la muerte de aquel individuo a un estrechamiento de los vasos coronarios y, paralelamente, proporcionó la primera descripción clara de la ateroesclerosis, una enfermedad de las arterias coronarias que hoy es una de las causas más comunes de muerte en el mundo occidental.

 

Trabajar con cuerpos humanos en Florencia permitió a Leonardo estudiar el cerebro, como siempre había deseado. Antes de eso, el artista renacentista había deducido el recorrido de los nervios sensoriales y la forma del cerebro estudiando cráneos humanos. Consideraba que adquirir conocimiento era clave para algunos de los temas que deseaba investigar, como las emociones y la naturaleza de los sentidos, pero, sin un cerebro real que diseccionar, los cráneos por sí solos no podían proporcionarle esa información. Con cadáveres a su alcance, Leonardo diseñó un ingenioso experimento en el que inyectó cera fundida en los ventrículos cerebrales para averiguar cuál era su verdadera configuración.

 

Da Vinci logró entender algunos conceptos esenciales sobre cómo funciona nuestra mente. Entre otras cosas, defendió que “el común sentido (que reside en el cerebro) juzga de las cosas que los otros sentidos le transmiten y entra en acción mediante las mismas. Los objetos exteriores mandan a los cinco sentidos sus imágenes, las cuales son transferidas a la sensibilidad y percepción, y de ésta al común sentido; y, después de ser allí examinadas, pasan a la memoria, que las conserva más o menos, según la potencia de cada una”.

 

Remite al artículo El hombre que no dejaba de investigar, de Elena Sanz. Más información sobre este tema en el número de Muy Historia dedicado a la biografía de Leonardo Da Vinci. Puedes obtenerlo durante todo el verano en tu Kiosko habitual.

Etiquetas: Arte, Curiosidades, Historia, Leonardo da Vinci

COMENTARIOS