La Venecia del Norte

San Petersburgo fue fundada por Pedro el Grande el 27 de mayo de 1703.

Píter

La que hoy es la segunda ciudad más poblada de Rusia, con más de cinco millones de habitantes, fue fundada a orillas del río Neva por el zar Pedro I hace 313 años, el 27 de mayo de 1703, con intención de que fuera la "ventana de Rusia al mundo occidental” y de deslocalizar la capital, que se ubicaba en Moscú. A partir de entonces fue la capital del Imperio ruso durante más de doscientos años, de 1712 a 1918. Con el estallido de la Revolución soviética, la ciudad se convirtió en el centro de la rebelión y, en marzo de 1918, la capitalidad fue trasladada de nuevo a Moscú.

El nombre de San Petersburgo proviene del alemán Sankt Petersburg y significa "ciudad de San Pedro", en homenaje a Pedro el Grande. No obstante, la ciudad cambió varias veces de denominación. Se llamó Petrogrado (adaptación al ruso de Petersburg) entre 1914 y 1924, a raíz del enfrentamiento con Alemania durante la I Guerra Mundial. En enero de 1924, tras la creación de la URSS y la muerte de Lenin, pasó a llamarse Leningrado. Finalmente, en 1991, después de someter la cuestión a un plebiscito, recuperó su nombre original, aunque coloquialmente los rusos la llaman Peterburg o, de modo aún más familiar, simplemente Píter.

La ciudad es conocida como la Venecia del Norte por su belleza, su opulencia y sus numerosos puentes y canales, pero su construcción fue larga y dificultosa. El mayor inconveniente era su ubicación, en la misma latitud de Anchorage (Alaska), pero Pedro I hizo traer madera de la región del Ládoga y de Nóvgorod y en 1710 se comenzó el Palacio de Verano, residencia estival de los zares. En su primer decenio, San Petersburgo registró un asombroso crecimiento: 34.500 edificios tenía ya en 1714, entre ellos muchos palacios y la imponente catedral de Kazán, que hace de la famosa Avenida Nevski una de las calles más grandiosas del mundo.

Durante la II Guerra Mundial, la ciudad resistió el sitio de Leningrado durante 29 meses, en los que los nazis la bombardearon constantemente y la bloquearon para que no pudiera abastecerse. Tras la derrota de Hitler en 1945, fue nombrada Ciudad Heroica por las autoridades soviéticas. Actualmente San Petersburgo es la segunda ciudad más grande de la Federación Rusa y una de las más grandes de Europa, y se ha convertido en un importante centro económico y político. Su casco histórico, junto con varios monumentos de sus alrededores, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1990.

Etiquetas: Alemania, Catedrales, Europa, Monarquía, Monumentos, URSS

COMENTARIOS