La mortal intoxicación de Diane de Poitiers

La amante de Enrique II tomaba pequeñas cantidades de oro para estar joven. El hallazgo de sus restos ha confirmado esta vieja leyenda.

Diane de Poitiers

Diane de Poitiers, la amante del rey Enrique II de Francia, murió en 1566 a la edad de 66 años. Su historia no habría pasado hoy de una mera mención en los libros de Historia si no fuera porque un equipo de científicos descubrió la razón de su fallecimiento: un lento envenenamiento por oro.

Según parece obsesionada por el deseo de la eterna juventud y el brillo de una belleza sobrenatural, la dama tomaba habitualmente pequeñas cantidades de una solución líquida de oro potable que le habría dado una tez muy pálida y un halo místico.

La tradición francesa aseguraba que, en 1795, los restos momificados de la dama habrían sido enterrados en un terreno cerca de Anet -el lugar donde vivió- después de que el ataúd en el que reposaba su cuerpo fuera profanado durante la Revolución Francesa.

Pero la historia no se comprobó hasta que, en 2008, una excavación arqueológica recuperó en el lugar donde la duquesa había sido sepultada unos restos cuyas características físicas coincidían con las de Diane y descubrieron que tenían inexplicablemente una concentración de oro muy alta.

Uno de sus contemporáneos, Brantôme, había relatado que la joven –de quien alababa su gran belleza y lozanía– tomaba habitualmente oro disuelto en sus bebidas, como un elixir de juventud.

Y esto precisamente era lo que querían demostrar los investigadores franceses y su trabajo ha puesto de manifiesto que, en efecto, la leyenda no mentía: Se encontraron grandes concentraciones de oro en los residuos de tejido y de cabellode Diane.

Una concentración de oro tan alta como la hallada podría corresponder a un síndrome de intoxicación crónica que podría provocar anorexia, náuseas, empobrecimiento del cabello, diarreas y una anemia que podría explicar la tez particularmente pálida de la amante del rey.

Etiquetas: Anécdotas de la Historia, Francia, Monarquía, Mujeres

COMENTARIOS