La batalla que Inglaterra nunca ganó

La Gran Armada de Felipe II, llamada Invencible por los ingleses, no fue en realidad derrotada por estos, como su propaganda hizo creer.

Armada Invencible

El intento de Felipe II de conquistar Inglaterra se truncó en 1588 por las fuertes tormentas que obligaron a los barcos de su Armada a cambiar el rumbo, lo que provocó que algunas naves se estrellaran contra los arrecifes de Irlanda y Gales. Pero el resto de la flota regresó a España sin sufrir grandes daños.

Es cierto que los ingleses no se lo pusieron fácil a los galeones españoles, pero sólo lograron hundir a unos pocos. La Armada Invencible, que estaba mucho mejor equipada que la inglesa, habría logrado su objetivo de desembarcar un poderoso ejército en el Reino Unido si no hubiera sido por el mal tiempo reinante en la zona.

El suceso indujo a la propaganda inglesa a hablar de la divina providencia y a la reina Isabel I a ordenar que se acuñasen monedas con la frase “Dios sopló y ellos fueron destruidos”. Asimismo, los propagandistas lanzaron el mensaje de que la protestante Inglaterra había triunfado sobre el catolicismo arrogante y corrupto de la corona española.

Sin embargo, el temor ante un regreso inminente de los españoles demuestra que la reina Isabel no se sentía muy segura a pesar del revés que sufrió Felipe II. El plan del monarca de ocupar la isla con tropas terrestres habría sido un éxito, pues el ejército inglés no tenía los medios suficientes para oponerse a los Tercios españoles, un hecho que reconocían los propios ministros de la reina inglesa.

Etiquetas: Batallas famosas, España, Guerras

COMENTARIOS