Isabel la Católica y su gusto por los venenos

Muy Interesante
isabelea
Ver galería Los 10 reyes que han durado más en el trono

La implacable carrera de Isabel hacia el poder estuvo jalonada por una serie de muertes inesperadas y siempre rodeadas por las insidiosas sombras de la sospecha. Símbolo de toda la época, el veneno se cierne sobre una trayectoria personal tantas veces mitificada. El gran interrogante lo ponía, en cada caso, el hecho de que quienes morían eran escollos en su imparable ascenso. Fue Pedro Girón, maestre de Calatrava y uno de los más turbulentos personajes del momento, el primero de estos providenciales muertos.

Pactado con Enrique IV, su matrimonio con Isabel era rechazado por los partidarios de ésta y prácticamente en vísperas de la boda, en mayo de 1466, moría de repente en muy discutidas circunstancias. El segundo fue el infante Alfonso, el que había sido proclamado rey en la Farsa de Ávila y que murió inesperadamente, en julio de 1468, tras haber cenado unas truchas que despertaron todas las suspicacias.

Ya solamente quedaba el último obstáculo, que desapareció en diciembre de 1474 al morir en Madrid Enrique IV. Lo repentino de su fallecimiento también levantó multitud de oscuras suposiciones. Como en los otros casos, nada se hizo por investigar los hechos. Los millares de muertos anónimos de la guerra que la flamante reina abría entonces ya no iban a ser obstáculo alguno para su empeño.

Antonio Barrera

Etiquetas: Historia, Historia de España, Monarquía, Reyes de España

COMENTARIOS