El secreto está en el oro

El oro emponzoñó la conciencia de los exploradores

Tello Mañueco / S. M.
Los metales preciosos procedían principalmente de las minas de Potosí, en Bolivia, y de las de Zacatecas y Guanajuato, en México.

El cronista Cieza de León lo deja bien claro: “El conseguir oro es la única pretensión de los que vinimos de España a estas tierras”. Sin embargo, fueron contados los casos en los que el botín resultó ser considerable.

Afortunado fue Hernán Cortés, que en Tenochtitlán logró reunir 700 kilos de oro y casi otro tanto en joyas y orfebrería; la mayoría de este tesoro se quedó en las lagunas de la capital azteca, durante la Noche Triste.

Jiménez de Quesada, el conquistador del imperio de los chibchas –en las tierras de la actual Colombia–, también consiguió una cuantiosa bolsa: a cada soldado le tocó en el reparto 510 pesos de oro fino, 57 de oro bajo y 5 esmeraldas.

El mayor tesoro capturado en la historia de la conquista de América lo consiguió Francisco Pizarro, en Cajamarca, donde apresó al inca Atahualpa. El indio le llenaría toda una habitación de objetos preciosos a cambio de su libertad. Las piezas tardaron en fundirse más de un mes, desapareciendo para siempre verdaderas obras artísticas de orfebrería.

No es exagerado afirmar que la conquista del Nuevo Mundo le salió gratis a España, pues las expediciones eran costeadas por los propios conquistadores, y la Corona tenía derechos sobre los tesoros encontrados y los metales extraídos.

De las minas americanas llegaron, en poco más de 100 años, 200.000 kilos de oro y 17 millones de kilos de plata. Carlo M. Cipola, en su minucioso estudio sobre la plata española, da las siguientes cifras: más de 16 millones de kilos en el siglo XVI, 26 en el XVII y cerca de 40 en el XVIII. Aunque otros estudiosos del tema, como Ramón Carande, aumentan aún más las cantidades.

Estos metales preciosos procedían principalmente de las minas de Potosí, en Bolivia, y de las de Zacatecas y Guanajuato, en México.

Tan cuantiosas riquezas irían a parar, en parte, a los banqueros alemanes y genoveses, y financiaron, además, parte de la conquista y casi todas las actividades económicas desarrolladas en el Nuevo Mundo. Fueron un hito tanto en la historia económica y política de España como en la de Europa.

Etiquetas: Curiosidades, Descubridores, Historia

COMENTARIOS