El origen de El Dorado

El término "El Dorado" se aplicó a casi todas las creaciones fantásticas, inventadas por los nativos americanos o imaginadas por los propios españoles.

El Dorado

No se sabe cómo y dónde surgió la leyenda de El Dorado. Parece que el afán de oro de los primeros conquistadores españoles llevó a preguntar a los indígenas por la procedencia de aquel metal brillante que utilizaban con la misma naturalidad que los europeos el vino en una taberna.

Las distintas respuestas a los aborígenes dieron como resultado el hallazgo de minas y sedimentos fluviales ricos en oro y plata, y la circulación de leyendas.

Una de aquellas narraciones indígenas parece ser el origen de El Dorado.

Los Muiscas, también llamados Chibchas, expertos en fundición de metales, habitaban la zona del altiplano colombiano, entre los ríos Bogotá y Sogamoso, y fueron conquistados por Jiménez de Quesada en el año 1538.

Ellos relataron la historia de un cacique que, se sumergía en la laguna Guaravita para realizar algún rito religioso. Éste consistía en espolvorear con oro el cuerpo del que realizaba la ofrenda de ricos presentes, que también se arrojaban al agua.

La búsqueda de El Dorado se llevó a cabo en múltiples expediciones, desde la primera de Sebastián de Belalcázar en 1540, hasta las de un gobernador de la Guayana, Centurión, ya bien entrado el siglo XVIII, en 1773. Todas ellas fueron infructuosas, pues El Dorado no era una historia, era un mito.

Etiquetas: América, Leyendas, Mitología, indígenas americanos

COMENTARIOS