El folletín de los Borgia

La historia de esta familia valenciana es el paradigma de la ambición más vil y del escándalo sexual.

Los Borgia

Entre tiras y aflojas con los clanes más poderosos del Renacimiento italiano, y también un buen esmero del mecenazgo cultural Rodrigo Borgia logró ser papa y tomó el nombre de Alejandro VI (1492-1503).

Como dueño y señor de Roma, y siempre secundado por el radical temperamento de su hijo César, a quien nombraría arzobispo de Valencia, dio rienda suelta a su ambición y también a un desenfreno sexual que escandalizó a los mismísimos romanos, tan acostumbrados como estaban ellos a los libidinosos desmanes papales.

Antes de ser papa, cuando aún era cardenal y arzobispo, vivió en pecado con una mujer llamada Vanozza dei Catanei, y después con la hija de ésta, Rosa, con la cual tuvo cinco hijos.

Ya siendo papa, vivió en incesto público con sus dos hermanas, y lo más sonado fue el romance que mantuvo con su propia hija, Lucrecia Borgia, con quien, según se dice, tuvo un hijo.

De la célebre Lucrecia se sabe con certeza que fue utilizada por la familia en un osado plan de casamientos al servicio de la planificada ambición.

No están comprobadas, sin embargo, las relaciones incestuosas con su padre y sus dos hermanos.

Tampoco su verdadero aspecto, aunque ha trascendido el retrato pintado por Bartolomeo Veneto, donde aparece con sus singulares bucles rubios.

Se desconoce, asimismo, si participó en la orgía que organizó su padre en el Vaticano el día 31 de octubre de 1501 que, según se cuenta, no ha tenido parangón en la Historia.

Etiquetas: Papas, Romanos

Los gorros del Papa

El Papa es cabeza visible de una religión tan extendida y poderosa como es el catolicismo. A las ...

Ver

COMENTARIOS