El extraordinario mapa de Piri Reis

El mapa de Piri Reis, aunque asombroso para la época, no resulta tan fiel a la realidad geográfica como para justificar las alocadas teorías que suscitó su hallazgo.

LAG
El mapa de Piri Reis

El mapa de Piri Reis (el almirante Piri) fue descubierto en 1929 en el palacio Topkapi de Estambul, cuando se remodelaba el edificio para convertirlo en un museo. Está pintado en un trozo de cuero de gacela (90 x 65) y centrado sobre el océano Atlántico. Se cree que formaba parte de un mapamundi.

Surcado por líneas de rumbo, típicas de las cartas marinas medievales, incluye una inscripción en la que se lee: “El autor de esto es el humilde Piri Ibn Hadji Mehmed, conocido como el sobrino de Kemal Reis, en la ciudad de Gallipoli en el Sagrado Mes de Muharram del año 919 [1513]”. Su fama actual se la debe al cartógrafo Arlington H. Mallery y al historiador Charles Hapgood. El primero llamó la atención sobre su gran precisión y la presencia en la parte inferior de la Antártida. “No podemos imaginar cómo fue posible trazar un mapa tan exacto sin la ayuda de un aeroplano. Aquellos cartógrafos lo hicieron y, además, los grados de longitud fueron determinados de modo absolutamente correcto, cosa que sólo hace dos siglos hemos podido conseguir nosotros”, declaró en 1958 en la Universidad de Georgetown. Hapgood compartía su asombro y no entendía cómo alguien podía haber dibujado la Antártida y Los Andes antes de su descubrimiento.

Aunque autores como Louis Pauwels, Jacques Bergier y Erich von Däniken, entre otros, defienden que la cartografía del almirante Piri está basada en una anterior realizada desde el aire, los historiadores no comparten esa opinión. Así, Gregory McIntosh, autor del estudio más completo sobre el documento, cree que está inspirado en mapas anteriores, como dejó escrito el navegante turco, y que no hace falta recurrir a extraterrestres ni nada parecido para explicar su origen.

Omisiones importantes

Un examen riguroso del mapa da la razón a quienes creen que es una pieza extraordinaria dibujada 21 años después del Descubrimiento, aunque no hay ni rastro del estrecho de Magallanes, el golfo de México, el océano Pacífico, el istmo de Panamá, Cuba, ni Florida. Los Andes tampoco son tales, puesto que cruzan la selva amazónica. El mejor argumento a favor del mapa de Piri Reis como un “objeto fuera del tiempo” sería la inclusión de la Antártida si ésta apareciera en él; pero no es así. La línea de costa que Mallery y Hapgood identificaban con la del continente helado es, en realidad, la de Sudamérica girada hacia el Este a partir del Río de la Plata.

Etiquetas: América, Exploradores

COMENTARIOS