Carlos II, el rey hechizado por la alquimia

El 1 de noviembre de 1700 fallecía en Madrid Carlos II, último descendiente de la rama española de los Habsburgo.

Carlos II de Habsburgo

Desde 1698, los médicos reales se veían incapaces de frenar el deterioro del paciente, por lo que llegaron a la Corte madrileña numerosos personajes que influyeron en la terapia aplicada al Rey.

Los más conocidos son los exorcistas que intentaron conjurar el supuesto maleficio que sufría el monarca.

Los exorcismos aplicados a Carlos calaron hondo en la sociedad española de la época, que apodó al monarca “el Hechizado”.

Pero, además de estos métodos, se intentaron otros de carácter alquímico que pretendían crear un elixir vitae en los laboratorios que la misma Corona costeaba.

Para el elixir real se empleó una mixtura alquímica de cobre y plata.

Este experimento, que partía de unas piedras azules, no tuvo ningún efecto y el rey falleció.

El Imperio español había tocado fondo en el reinado de Carlos II, el último soberano de la Casa de Austria de cuya desaparición nacería una nueva monarquía. Los Borbón, así contemplados, más que continuidad lo que dieron a la Monarquía fue un nuevo inicio. De la mano del reformismo ilustrado del siglo XVIII se emprendió un nuevo camino hacia la modernización e incluso puso los cimientos de la conciencia nacional española.

Etiquetas: España, Imperio, Monarquía, Reyes de España

COMENTARIOS