Austerlitz: el genio de Napoleón

La batalla de Austerlitz encumbró a Napoleón como genio estratégico.

La batalla de Austerlitz en un mármol del Louvre

La batalla de Austerlitz es el episodio decisivo de la guerra de la Tercera Coalición Antinapoleónica, que enfrentó a la Francia de Napoleón (1769-1821) contra la potente Austria de Francisco II y la Rusia de Alejandro I, además de sus aliados: Inglaterra y Suecia. En Austerlitz (hoy denominada Slavkov na Brna y situada en Chequia), la “Batalla de los Tres Emperadores”, 75.000 franceses con 80 escuadrones de caballería, 90 batallones y 139 cañones se enfrentaron a 86.000 ruso-austriacos con 200 escuadrones, 113 batallones y 278 cañones.

Ante su inferioridad, Napoleón –reconocido como uno de los mejores militares de la Historia– echó mano de su ojo militar y de su astucia estratégica: hizo creer al adversario que estaba retirándose de Austerlitz, pero en realidad estaba preparando una trampa. Mientras los austriacos intentaban rodear a los franceses, el grueso del ejército napoleónico los embistió por el lado que quedaba descubierto, logrando aislar el ala izquierda enemiga y destruir su ala derecha. La llegada de la noche impidió que los franceses explotasen la victoria. Murieron 11.000 rusos y más de 5.000 austriacos, y las bajas entre los franceses ascendieron a 7.000 soldados. Austria abandonó la liga antinapoleónica y firmó la paz de Presburgo, que sin embargo los rusos se negaron a aceptar.

 

Victoria sobre seguro

Se dice que Napoleón odiaba la táctica y sólo pensaba en la estrategia. Sin exagerar, hay que decir que en Austerlitz repitió su genialidad militar como ya había hecho antes y haría después. Para él lo más importante era obtener una previsión de la batalla y conseguir ventaja por la elección del lugar y la disposición de sus tropas. El resultado del combate era sólo la consecuencia de estos movimientos previos, como sucedió en Austerlitz.

Etiquetas: Batallas famosas, Napoleón

COMENTARIOS